Ruta en carretera por Vizcaya en 3 días

Aquello de que “los de Bilbao nacen donde quieren” no es solo una frase hecha, es una realidad. Y es que por distintas razones que no viene al caso explicar ni aquí ni ahora, mucha gente se siente bilbaína.

Y es que, más que una procedencia, “Ser de Bilbao” es una manera de ser.

Con la que muchos simpatizan, tanto dentro como fuera de Vizcaya.

 

¿Cómo puedes contagiarte tú también del auténtico carácter bilbaíno?

Siguiendo la guía en carretera que te proponemos en el blog de esta semana desde Eurorepar Car Service.

Anímate y descubre por tu cuenta lo que hace grande a una de las provincias más pequeñas del norte de la península.

 

Día 1:

Bilbao

 

¿Desde qué otro lugar íbamos a empezar pues, Patxi?

Es broma, es broma. Todavía no nos hemos podido contagiar del bilbainismo.

Empezamos por Bilbao porque, al ser la capital del mundo del territorio vizcaíno y quedar casi en el centro del mismo, es la base perfecta desde la que trazar tus salidas por el resto de Vizcaya.

La ciudad de Bilbao, también apodada el Botxo (o agujero) por estar rodeada de altas montañas, se divide en la margen derecha y la margen izquierda de la ría.

A ambos lados se puede disfrutar de la mejor gastronomía y los mejores planes, tanto en familia como con amigos. Nunca está de más repasar la colección del Guggenheim y reservar mesa en algún restaurante de la zona de Abando.

¿Sin tiempo para una sobremesa de 3 horas?

Adéntrate en las 7 calles que conforman su precioso casco viejo y encontrarás la mejor cocina vasca pero en formato reducido.

Recuerda, aquí se habla de pintxos, no de tapas.

Vista de la Ría a su paso por el Casco Viejo. Cuidado con pasarse de zuritos y kalimotxos, más de uno ha acabado dándose un chapuzón inesperado.

 

San Juan de Gaztelugatxe

 

¿Eres Fan de Juego de Tronos?

Seguro que ya has oído hablar de este paraje natural coronado por una ermita del siglo X.

¿Has comido en abundancia o hace mucho sol?

Mejor confórmate con las fotos de Google.

Y es que muchos turistas y fans de la serie se acercan a conocer este islote sin reparar en los 241 escalones de piedra irregular que median entre su coche y el selfie que quieren hacerse en lo alto.

 

¡Cuidado en los días de mucho viento!

En la red de talleres Eurorepar Car Service solo reparamos coches, no nos encargamos de otro tipo de averías.

Si viajas con niños, te interesará descubrir un castillo medieval de verdad.

No es tan conocido como el escenario anterior, pero es mucho más auténtico.

Y te prometemos que, al acercarte a verlo, estarás completando una de las visitas más típicas de las familias bilbaínas.

 

Día 2:

 

Algorta, Plencia (Plentzia) y Sopelana (Sopela)

Desde Bilbao, y recorriendo la margen derecha, a 10 kilómetros nos encontramos con un Patrimonio Mundial de la Humanidad, el primero en otorgarse en el País Vasco: el Puente Vizcaya.

Reconocido en 2006 por la Unesco, este puente sigue en funcionamiento. Uniendo la margen izquierda con la derecha desde 1893.

 

A tan solo 10 kilómetros más, y sin dejar de lado la carretera, nos topamos con Plencia (Plentzia) un pueblito pesquero en el que, al igual que los barcos cuando desciende la marea, podemos recalar con toda tranquilidad para pasar el mediodía.

El verano suele ser muy húmedo y cálido en el País Vasco, y ante la imposibilidad de bañarse en la ría, los bilbaínos tienen dos destinos preferentes. Uno de ellos es Plencia, evidentemente.

El otro, con un aire más alternativo y una palpitante cultura surfera desde la década de los años 70 es Sopelana.

Las Playas de Sopelana son una visita imprescindible en tu visita a Vizcaya, y si la estás haciendo entre semana, no puedes dejar de visitar el Golfo Norte, un bar con vistas al mar que tanto los viernes como los sábados es impracticable.
¿No querías ser de Bilbao?

Pues asegúrate de ver el atardecer desde este chiringuito.

 

 

Día 3:

Bermeo, Mundaca (Mundaka) y Lequeitio (Lekeitio)
Ponemos el punto final a nuestros tres días en Vizcaya y decimos agur (adiós) a todo lo que hemos descubierto a vuestro lado.

Empezaremos la jornada dirigiéndonos a Bermeo, y aprovecharemos para desayunar en esta localidad pesquera en la que siguen muy vivas las tradiciones que la vieron nacer.

Si se decide pasar más tiempo aquí en detrimento de Mundaca y Lequeitio, se recomienda realizar la Ruta de las Esculturas de Bermeo con las que se puede acceder a buena parte del pasado que rodea a la villa mientras se pasea por ella.

Si por el contrario, optáis por seguir nuestra ruta en carretera, os invitamos a desplazaros hacia Mundaka otra localidad vizcaína adorada por los surfistas de todo el mundo dado que en sus aguas se disfruta de La Ola de Mundaka.

 

¿Hawaii? No, Mundaka. Y una de las mejores olas con las que se pueden medir los surfistas en el Mar Cantábrico.

 

A 30 kilómetros hacia el este, nos encontramos con Lekeitio, en donde destacaríamos sus impresionantes playas salvajes y una fiesta tradicional, la de los Gansos de Lekeitio, que pese a no ser bien vista por los colectivos defensores de los derechos de los animales, es una ocasión única de zambullirse de lleno en las extrañas tradiciones vascas.

Bueno, entonces qué, ¿ya te sientes de Bilbao o no?

Lo hemos conseguido, ¿verdad?

Recuerda que como red de talleres multimarca también estamos presentes en Vizcaya, así que si necesitas ayuda con tu coche cuenta con nosotros.

 

 

Cómo vender tu coche. Trucos y consejos para triunfar en el mercado de segunda mano.

 

Te has comprado un coche nuevo y… ya no sabes muy bien qué hacer con el viejo.

Todos los recuerdos que han quedado enlatados en su interior no merecen que dejes a tu fiel compañero durmiendo a la intemperie, ni que le cuelgues un cartel de “Se vende” en el lugar que ocupaba el ambientador de pino.

Pero los tiempos cambian, y puede que tus necesidades también hayan evolucionado con ellos. Tu vida avanza, y necesitas un nuevo vehículo que se adapte mejor a ti.

Tus amistades y familiares te dicen que “No puedes tomártelo como algo personal”, pero te es imposible no hacerlo. Sigue siendo tu coche.

 

¿Cuántos atascos has soportado dentro?

¿Cuántas veces lo llevaste al taller cruzando los dedos para que ese ruido extraño no fuese nada?

 

Es el ciclo de la vida. El nuevo sustituye al viejo, pero al viejo se le da una segunda oportunidad.

En Eurorepar Car Service queremos ayudarte a encontrarle el mejor dueño a tu antiguo coche.

 

No te equivoques, esto no va de conseguir el mejor precio. Sino de despedirte de él de manera digna, poniendo en valor toda la vida que aún le queda y asegurándote de que su próximo conductor sabrá cuidar de él tan bien como tú lo hiciste.

Tu coche pierde valor según sale de concesionario. Al pasar un año, cuesta un 25% de su precio original, y cuando cumple 5 años menos de la mitad. Piensa en cuánto vas a pedir por él.

 

 

Antes de anunciar tu coche: sigue estos pasos.

Hasta que no presiones el botón de “Publicar anuncio” en la plataforma de venta online que hayas elegido, tu coche no está en el mercado.

¿Tienes pagado el Impuesto de Circulación? Más te vale, porque es obligatorio y conlleva una multa en caso de no tenerlo en regla.

Y hablando de multas… ¿las tienes todas en orden?

De ser así, debes considerar algunos aspectos clave antes de redactar el anuncio.

Si eres cliente de Eurorepar Car Service es seguro que tu antiguo vehículo ha recibido el mejor mantenimiento.

En caso contrario, no inviertas en hacerle reparaciones muy cuantiosas.

 

Salvo en el caso de auténticos clásicos no merece la pena.

El comprador habitual de un coche de segunda mano no va a pagar el sobreprecio.

¿Qué hay de un lavado en profundidad y un tratamiento de cera en el exterior?

Apenas te costará un poco de dinero pero aumentará mucho el valor percibido por el comprador en el momento en que le enseñes el vehículo.

 

Fotografías

 

Aprovecha este “tratamiento de belleza” para sacar las mejores fotos de tu coche.

Lo ideal es que fotografíes tu coche con luz natural, a poder ser en un entorno abierto y sin elementos exteriores que puedan distraer.

Nadie se interesa por un coche aparcado en el interior de un parking ruinoso, mal iluminado y lleno de telarañas.

Tapicería, mandos de salpicadero, volante y manivelas necesitan fotografías de detalle que pongan en valor el buen estado de estos componentes. Es en estos donde más se nota el paso del tiempo y el uso descuidado por parte del conductor o de su familia.

Las fotografías del interior de tu vehículo pueden decir más de lo que crees del estado del motor, frenos, suspensión, distribución o mecánica.

 

Redactar anuncio

 

Sé sencillo. Céntrate en describir el vehículo sin exageraciones.

Y hazlo sin faltas de ortografía.

Un anuncio redactado con poco cuidado puede dar la impresión de que te estás intentando quitar de encima tu coche cuanto antes.

O aún peor, que eres una persona descuidada y que probablemente el coche que vendes sea un amasijo de hierros.

Busca tu propio vehículo en internet. Recoge información relevante sobre su año y lugar de fabricación, también sobre la marca. Puedes visitar anuncios de segunda mano en el que se venda el mismo modelo, y estudiar qué es lo que se utiliza para llamar la atención y despertar el interés de otros conductores.

 

Cerciórate por segunda vez de que has detallado el equipamiento completo de tu coche, así como su kilometraje y las reparaciones que ha necesitado.

¡Y NO OLVIDES LA ITV!

Un coche que no ha pasado la ITV no se vende. Y quién esté dispuesto a comprártelo… no es de fiar.

 

 

Y durante la venta:

 

Pon un precio acorde al mercado.

Y márcate una línea roja en la que ya no cederás más.

Es decir, si anuncias tu coche por 9.500€, puedes negociar hasta los 7.000 pero no más allá porque dejaría de interesarte.

 

Si tu coche tiene un precio y fotografías atractivas es muy probable que empieces a recibir llamadas casi inmediatamente. No pierdas el tiempo con personas que hacen demasiadas preguntas por teléfono.

Ese último estrechón de manos puede cerrar una larga odisea de fotografías mal tomadas, anuncios en borrador y conversaciones de curiosos que solo querían hablar por teléfono con alguien.

 

El perfil del comprador ideal es el de un padre o madre que quiere comprarle un coche de segunda mano a su hijo o hija para que le haga rodaje después de sacarse el carnet de conducir. Tu coche sufrirá algún que otro pequeño susto, pero ayudará a un joven conductor a quitarse la L y ganar confianza en carretera.

Este comprador es probable que no conozca en profundidad tu vehículo, pero se asegurará de que todo está en regla.

Por ello, lo más seguro es que busque un taller donde comprobar – junto a un mecánico certificado – el óptimo estado del coche que está comprando.

 

Acercaos a cualquier taller Eurorepar Car Service, pero antes negociad quién se encargará de costear la revisión.

La red Eurorepar Car Service está presente en más de 700 puntos de toda España, así que podéis comprobar el buen mantenimiento de tu vehículo muy cerca de donde estéis.

 

 

 

Historia del neumático: desde la piedra hasta nuestras carreteras.

Si quisiéramos conocer con exactitud el verdadero origen de la primera rueda, deberíamos inventar una máquina del tiempo y bucear en la densidad de nuestro pasado más remoto para poder encontrarlo

Ese primer objeto esférico y de piedra es el tataratara37-abuelo de los neumáticos que utilizamos a diario y, sin embargo, no se conoce su autor ni cual fue la anécdota que rodea el momento en que se inventó.

Solo sabemos que, en algún momento indeterminado de la historia, la rueda de piedra pasó a ser de madera, y se popularizó en el viejo continente por su facilidad para empujar carruajes tirados por caballos.

Llegamos hasta el siglo XIX, y concretamente al año 1839, en que Charles Goodyear descubrió un proceso químico con el que aumentar la plasticidad y resistencia del caucho.

Este proceso se llamaba vulcanización, y estaba llamado a revolucionar la historia del transporte. ¿Por qué? Porque hasta la fecha, el material y resistencia de las ruedas determinaban la capacidad de carga de un vehículo y su maniobrabilidad.

Nos preguntamos si en el siglo XIX habría una red de talleres multimarca que diesen un servicio de calidad como el nuestro.

 

 

Por un lado, las de los carruajes y las bicicletas – que habitualmente utilizaban personas más adineradas – eran relativamente fáciles de conducir.

Estas ruedas estaban hechas principalmente de madera, a las que se fue incorporando poco a poco arcos radiales de metal para aumentar su capacidad de resistencia.

Por otro, las ruedas de los trenes y tranvías eran metálicas y podían soportar toneladas de peso, lo que las hacía perfectas para largos viajes incluso en las peores condiciones climáticas.

Pero su rigidez las obligaba a transcurrir siempre por vías previamente construidas. Con lo que su operatividad se reducía a seguir un recorrido de railes previamente marcado.

 

El descubrimiento de la vulcanización no tuvo ninguna aplicación práctica al transporte ferroviario, pero sí al de carros, carruajes y bicicletas.

El primero: una reducción del ruido en ciudad.

Gracias a la vulcanización, estos primeros “neumáticos” de caucho sólido amortiguaban el ruido que antes se generaba entre el metal de la banda de rodadura y los adoquines de la ciudad.

El segundo: un aumento en la comodidad de todos los pasajeros. Los trazados de carreteras de la época no eran lisos, sino bastante abruptos y la goma que ahora mediaba entre el suelo y el coche aislaba la cabina de la mayoría de vibraciones.

 

Pese a que Goodyear había inventado el proceso de vulcanización, fue John Boyd Dunlop, quien en 1888 inventaría el primer neumático tal y como lo conocemos hoy.

 

Pero lo aplicó a la rueda de bicicleta. Primero a las del triciclo de su hijo, y después a las de los miles de clientes que le motivarían a establecer su propio negocio: la Dunlop Pneumatic Tyre Co.

Ilustración de una bicicleta antigua. El uso de casco era obligatorio.

 

Los hermanos Michelín, por aquel entonces dueños de una fábrica, entraron en contacto por primera vez con los neumáticos cuando un ciclista fue a visitarlos y descubrieron todo el potencial de mercado que tendría aplicar esta tecnología a los coches. De ahí que estos fuesen quienes patentaran los primeros neumáticos que se montarían en un coche.

Este primer neumático debutó en una carrera, entre París y Burdeos, en 1895.

Y sentó la base sobre la que se desarrollarían las consecuentes innovaciones que incorporarían los neumáticos modernos.

En 1903, se patentaron los neumáticos sin cámara, pero no fueron acogidos por el público hasta 50 años después.

 

En 1905, salieron al mercado los primeros neumáticos con dibujo, que permitían conducir sobre un trazado mojado o embarrado sin patinar.

Y hacia 1925, Firestone introdujo en el mercado las primeras ruedas que incorporaban aire. Lo que permitió que el neumático fuese más plano y ancho, y por tanto, más estable en carretera.

 

Los siguientes hitos en la historia del neumático se enmarcan entre 1920 y 1950, cuando se empezaron a desarrollar con capas superpuestas en un ángulo de 45º, con cables incluidos.

Sin embargo, esto provocaba una fricción interna entre las capas y un sobrecalientamiento de toda la rueda.

Por lo que se procedió a buscar una solución a dicho problema.

 

En 1946 se inventa el neumático radial.

Estaba compuesto por una carcasa exterior que cubre toda la superficie e incluye dos telas de cables cruzados que sirven de refuerzo en la zona de la huella.

Esta mejora permitía conducir a mayor velocidad sin que la temperatura fuese excesiva.

 

El mismo concepto y su evolución a lo largo del tiempo. Ojalá el inventor de la primera rueda pudiese ver lo lejos que nos ha llevado su idea.  

Si toda esta historia te ha dejado con ganas de alguna novedad, queremos comentarte una.

Ahora en Eurorepar Car Service puedes disfrutar de nuestra promoción especial de neumáticos. Acércate con tu coche y llévate un neumático Reliance desde 50€/Ud. (IVA y mano de obra no incluidos)… y ¡disfruta de tu viaje!

 

Dime qué coche tienes y te diré quién eres

¿Estás pensando en comprarte un coche?

¡Pues estás de enhorabuena!

Te vamos a ayudar a encontrar cual se adapta mejor a tu vida, a tus necesidades y a tu personalidad.

Pocas decisiones son tan importantes como comprarte un coche, y queremos que la hagas correctamente. Por eso, tenemos un blog que te va a ayudar a descubrir qué tipo de conductor eres.

No es un test de personalidad, pero casi.

Y es que no hay nada que nos defina mejor que nuestro coche.

 

Mira bien esta imagen. ¿Cómo es el coche que ves en la carretera? Sigue leyendo para descubrir qué tipo de conductor eres.

 

El conductor práctico o minimalista

Quiere un coche que tenga cuatro ruedas, un motor y un cinturón de seguridad.

Y con eso le basta, porque lo utiliza para ir de un lugar a otro y nada más.

Lo verás muchas veces paseándose por el parking con el brazo en alto. Señalando coches con el mando como en un duelo del Oeste, ya que es incapaz de reconocer su coche.

Ni por su color o matrícula. Y mucho menos por su modelo y marca.

Es un conductor cauto, al que le da más bien igual aspectos estéticos, tecnológicos o de diseño. Su idea del coche ideal no ha evolucionado mucho desde aquella vez que le hicieron dibujar un coche e hizo un rectángulo con ruedas.

 

El conductor asistido

Es la antítesis del anterior.

Renueva su coche constantemente por todas las innovaciones y tecnologías de última generación que estrenan los modelos recién lanzados al mercado.

Lo reconocerás en el parking porque, antes de arrancar y dejar su hueco libre, tiene que “personalizar” su tipo de conducción durante unos cinco minutos.

Siete, en los días de lluvia.

El interior de su coche tiene más botones, lucecitas y palancas que la cabina de un avión. Y es que este aspirante a piloto de F-15, sabe que “hasta bajar a la gasolinera a por pan un domingo puede convertirse en un viaje de alta intensidad”.

¡Pero ojo! También cuenta con un montón de ayudas en carretera que le permiten llegar antes.

 

Los conductores asistidos tienen siempre el mismo problema: el sistema multimedia les ha dejado de funcionar. ¿Eres un conductor asistido con este problema? ¡En Eurorepar Car Service te lo arreglamos!

 

El conductor blindado

Cuenta la leyenda, que un día los expertos de marketing de algunas marcas de automóviles se aliaron con los ejecutivos de algunas aseguradoras y juntos desarrollaron el SUV tipo tanqueta y 12×12 que es una exageración en tamaño y poderío del 4×4.

El conductor blindado tiene miedo de la carretera y por eso se protege de ella. Conducen coches tan grandes y reforzados que parecen los diminutos pilotos de gigantes robots japoneses.

Pero lejos de ser peligrosos o amenazantes, se comportan como buenos conductores. Y es de agradecer. Ya que un mal giro o un volantazo nos podría barrer literalmente a quiénes conducimos coches de talla S, M o L.

 

El conductor ostentoso

La carretera es para ellos como una alfombra roja, por la que deben deslizarse y posar. Y no es de extrañar, porque no conducen coches. Conducen piezas de joyería e ingeniería cuyo precio – en muchos casos – duplica, triplica, cuadriplica y quintuplica el de nuestros coches.

¿Hace falta tener coches tan caros para llegar lejos?

Pues la verdad es que no, ni mucho menos.

De hecho, de nada sirve conducir un coche de 100.000 euros si dejas su mantenimiento en manos de alguien no experto.

 

El conductor veloz

Como al anterior, al conductor veloz le encanta posar.

¡Pero en las cámaras de la DGT!

Seguimos sin saber muy bien cómo puede permitirse pagar tantas multas por exceso velocidad, pero al fin y al cabo lo hace.

O quizás perdió todos los puntos del carnet de conducir hace tanto tiempo, que ya no conduce, si no que huye.

El conductor veloz suele tener problemas para pasar la ITV porque debajo del capó tiene más trucos y trampas ocultas que una película de Tomb Raider.

Al conductor veloz lo reconocerás porque, tan rápido como aparece en tu retrovisor, te adelanta y se pierde de vista en el horizonte.

Su pasatiempos preferido es este: quemar rueda. Y lo hacen bastante a menudo. Y es que con la promoción multimarca de neumáticos que tenemos en Eurorepar Car Service, se lo ponemos muy barato.  

 

Sea cual sea el tipo de conductor al que más te parezcas, nunca olvides que el mantenimiento de tu coche es esencial para garantizar tu seguridad en carretera.

Acércate a uno de los más de 720 talleres de la red Eurorepar Car Service en toda España y comprueba el perfecto estado de tu vehículo.

¡Te esperamos!