Y se hizo la luz

Con el transcurso de los años el automóvil ha ido evolucionando, y con él todos y cada uno de sus sistemas o componentes. Uno de los más reconocibles son los faros, elemento imprescindible para la circulación. Dada su importancia, este pequeño sistema de visualización ha experimentado una notable evolución en su historia, pasando desde las primeras velas con espejos cóncavos, hasta luces inteligentes de alta intensidad. Todo esto nos ha permitido tener a nuestro alcance varios tipos de iluminación, con el fin de encontrar o lograr una visibilidad mucho más fiable y potente. En este post de Eurorepar vamos a hacer un repaso por los dos tipos de faros más importantes, así como un análisis de sus pros y contras. Al fin y al cabo, a la hora de elegir entre unos u otros, deberíamos poder verlo claro.

luces coche

 

El primer punto que debemos tener en cuenta son los tipos que podemos encontrar en la actualidad. Actualmente existen tres modelos principales de faros o luces:

 

  • Faros Halógenos: nacen en 1960, siendo primera gran revolución técnica.
  • Faros de Xenón: irrumpen en el año 1991, como primera opción de varias marcas.
  • Faros láser: nacen en el 2013, hace bien poco, y representan el futuro de la iluminación.

 

De estos tres tipos faros, los más comunes entre los vehículos de hoy en día son los faros Halógenos y los de efecto Xenón. Por eso vamos a conocerlos más en profundidad.

 

Faros Halógenos

El foco que podemos ver en la gran mayoría de los vehículos. Supusieron un antes y un después en la iluminación de los vehículos, y durante todos estos años han copado y copan los primeros puestos en cuanto a cifras económicas de las firmas se refiere.

 

Ventajas:

Su principal ventaja es la facilidad, ya que se compone de un sistema muy sencillo y de bajo coste, compuesto de una lámpara reflectora y una bombilla. Dicho sistema permite que incluso el propio conductor pueda reponer la bombilla averiada, por lo que es un modelo muy aceptado por el público.

 

Inconvenientes:

Sin embargo hay un punto que está jugando muy en contra respecto a sus nuevos competidores, y ese es su rendimiento. El gran problema de las bombillas halógenas es que gran parte de la energía que consumen se pierde en forma de calor, no en iluminación, por lo que cualquier otro sistema que consiga paliar este problema, habrá superado a esta tipología de luz.

 

Faros Xenón

Desde su aparición, en el modelo Serie 7 de BMW, el faro de xenón ha ido avanzando hasta convertirse en la opción nº1 para la gran mayoría de firmas.

El funcionamiento es parecido al de un tubo fluorescente. Se compone de un cilindro hermético lleno de gases (llamados halogenuros metálicos) y dos electrodos, que trasmiten la corriente que va de un electrodo a otro a través del gas.

 

Ventajas:

Las ventajas de las lámparas de xenón frente a las halógenas son varias. La dos más importantes tiene que ver sobre todo con la calidad del sistema de iluminación. Una de ellas es la cantidad de luz que proyectan, ofreciendo hasta un 20% más de iluminación y por lo tanto una mayor seguridad. Además, debido a la temperatura de esta luz, el color es mucho más blanco, por lo que favorece la visión en la noche y causa menos cansancio visual al asemejarse más a la luz diurna.

 

Inconvenientes:

El más importante es el elevado coste frente a otro tipo de lámparas. El complejo mecanismo que necesita para su funcionamiento hace que el coste de este tipo de luces sea alto y por lo tanto, su mantenimiento y reparación también.

No obstante, para paliar este pequeño problema, en Euro Repar Car Service aconsejamos a nuestros clientes que realicen el cambio de sus lámparas halógenas habituales por las de efecto Xénon, y lo hacemos gracias a nuestras interesantes ofertas que hacen que el problema de su coste se vea reducido.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website