Ventajas e inconvenientes de los coches híbridos o eléctricos

Han llegado para quedarse. Y aunque su incorporación al parque automovilístico no esté siendo tan rápida como se decía hace unos años, cada vez se ven más circulando por las carreteras. Pero, a día de hoy… ¿resulta rentable adquirir un coche de este tipo?

coches híbridos

Modelos híbridos

Entre las principales ventajas de estos automóviles se pueden destacar:

– Consumen menos combustible y también contaminan menos: hasta un 80% menos.

– Reducen la contaminación acústica ya que son mucho más silenciosos.

– El coste del seguro es, habitualmente, menor.

– Son suaves y fáciles de conducir: potencia par más igualada y elevada, sin saltos brucos ni tirones.

– En recorridos cortos, puede usar solo el motor eléctrico maximizando el ahorro de combustible.

Por el contrario, estos son sus principales inconvenientes:

– Sus baterías son muy contaminantes. Además, en su fabricación se utilizan materiales muy escasos como el neodimio y lantano.

– La contaminación generada para producirlos supera a la de la fabricación de un coche de gasolina convencional.

– Pesan más que un coche normal, por lo que es necesaria más energía para moverlos.

– Las revisiones y reparaciones son más costosas (un 3,8% de media según el estudio Hybrid Repair Costs). Además, no todos los talleres están preparados para arreglar este tipo de vehículos.

– Son más caros.

Sin embargo, este último punto negativo no está tan claro. Y es que, aunque su precio de venta sí que suele ser más alto que el de los automóviles convencionales, es posible amortizar la diferencia gracias al ahorro de combustible. Además, también pueden optar a subvenciones (que varían en función de la comunidad autónoma) o incluso exenciones del impuesto de matriculación.

Por otra parte, un informe de la estadounidense Consumer Report, concluyó que adquirir un vehículo híbrido empieza a ser rentable si se realizan más de 7.000 Km al año en ciudad y/o 20.000 en carretera.

Modelos eléctricos

En el caso de vehículos exclusivamente eléctricos, nos encontramos las mismas ventajas y desventajas, solo que amplificadas: todavía menos contaminantes, todavía más caros, etc.

Ahora bien, a favor de los híbridos respecto a un eléctrico puro está el hecho de que tienen mayor autonomía y recarga más rápida (pues solo hay que llenar el depósito o enchufarlo).

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website