¿Un viaje de película a bordo de un descapotable?

Con la llegada del calor veraniego resulta muy tentador para aquellos soñadores (y los que no lo son tanto) el verse a manos de un descapotable con el sol de testigo y el viento en la cara.

La vida es decidir, de eso no cabe ni la menor duda. Y una de las decisiones más curiosas que hemos podido observar en estos años, es si convendría comprar un descapotable o no. Lo curioso no es que realmente hayamos pensado en adquirir uno, sino que, por la particularidad de este tipo de vehículo, no sabemos con certeza si acaba siendo rentable o no.

Antes de llevar a cabo un análisis más profundo, aclararemos ciertos mitos de estos coches que quizá has escuchado en más de una ocasión.

conducir descapotable

  • El descapotable, sólo para el verano

¡Error! De hecho no son para el verano. Las mejores estaciones del año para disfrutar un cabrio en todo su esplendor son la primavera y el otoño. Esto se debe a que hay que evitar temperaturas por debajo de los 10 grados y superiores a 30 o  32.

  • ¿Y aquí sólo me protege el cinturón?

¡Error! Los descapotables no son coches inseguros. Nunca se puede generalizar. Hay cabrios que ofrecen más protección y seguridad que muchos vehículos cerrados. Los descapotables actuales son muy seguros y funcionales.

  • Tener un descapotable es sinónimo de ser millonario

¡Error! pese a que se trata de coches con gastos de mantenimiento diferentes a los habituales, como los lavados a mano y el cambio de capota, mantener un descapotable es como mantener cualquier otro coche.

Aclarados estos mitos, pasamos a la siguiente pregunta, ¿cuáles son las ventajas de tener un descapotable o cabrio?

Podemos resumirlas en 5:

  1. Podremos conducir disfrutando de un amplio campo de visión.
  2. La ventaja más característica de todas es la posibilidad de conducir a cielo abierto.
  3. El aumento de sensaciones al conducir, al no tener el techo cerrado, lo cual ofrece una sensación de mayor libertad.
  4. Menor peso y, por lo tanto, una relación peso/potencia mejor que el resto de vehículos, consiguiendo con ello mejores prestaciones generales.
  5. A modo de capricho, son ideales para la conducción deportiva.

THELMA AND LOUISE

Entonces, ¿por qué no tenemos todos un descapotable? Como en todo, también hay desventajas al tener un descapotable, las cuales podemos resumir en:

  1. Quemaduras: posibles insolaciones y/o quemaduras durante viajes prolongados. Es necesario utilizar protección solar, además de alguna prenda para cubrirse la cabeza. Las gafas de sol, se presentan como imprescindibles.
  1. Hurtos: y es que por lo general, los descapotables son más fáciles a la hora de entrar en el habitáculo. Por no hablar de posibles paradas con el coches sin capota, ocasión ideal para que algún “amigo” decida apropiarse de alguna de nuestras pertenencias.
  1. Túneles: Esto se debe a la temperatura y la humedad, que ascienden de manera instantánea, y hacen que respiremos los humos de todos los coches.

Porque una vez estudiados todos estos aspectos, solo podemos colgarnos nuestro pañuelo favorito a la cabeza, y como si de Thelma & Louise se tratara, comenzar a disfrutar de la carretera que avanza a nuestros pies.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website