Todo sobre el aceite para tu coche

El encargado de mantener refrigeradas todas las piezas móviles del proceso de combustión y el funcionamiento del motor de tu coche, es el aceite. La ausencia de este dañaría las piezas, debido a las altas temperaturas que se producen y los niveles de fricción.

A esto se debe que el cambio de aceite y su filtro, sea tan importante para tu coche, el cual se realiza según las recomendaciones de fabricante o tras un año de uso, pero lo más conveniente es revisar periódicamente el nivel de aceite en el motor. Para que el aceite dure un considerable período de tiempo, es imprescindible contar con un filtro que retire las partículas metálicas y las impurezas.

Sin importar la viscosidad o la marca de aceite que compremos, este con el tiempo pierde propiedades y tiene que ser cambiado.

 

Ciclo del aceite en el motor

El recorrido del aceite en tu coche empieza en el filtro, donde se eliminan las impurezas, luego se deposita en la parte inferior del bloque del motor, donde el sistema de lubricación y bombeo comienza a rociar las piezas desde el momento en que se enciende el coche. Este proceso termina en la parte baja del motor, donde de nuevo el aceite es filtrado y aspirado por la bomba, comenzando el ciclo una y otra vez.

 

Importancia del filtro de aceite

Es esencial que se realice periódicamente el reemplazo del filtro de tu coche, ya que, si está sucio o deteriorado, dejará pasar partículas que pueden ser perjudiciales para las piezas del motor. La recomendación es hacer el cambio del filtro y el aceite al mismo tiempo, pero igual deberás hacer una revisión periódica para ver su estado.

Un aceite en mal estado o con muchos residuos puede generar diversas averías internas que pueden llegar a ser graves en un futuro, un aumento del consumo y/o un aumento de las emisiones.

 

¿Qué tipo de aceite elegir?

Hay dos tipos principales, el mineral y el sintético. Dependiendo del motor, será más recomendable uno que otro. Además, dentro de cada clase hay otras variedades que se diferencian en viscosidad, principalmente.

Esto se determina según una nomenclatura creada por la Society of Automotive Engineers (SAE) que oscila desde 0 hasta 60. Te explicamos con un ejemplo, cómo entender esta nomenclatura:

Un aceite de 5w30 es menos viscoso que uno de 10w30 lo que implica que el menos viscoso tendrá menos adherencia a las partes móviles, este número cuanto más bajo sea, mejor, ya que ayuda a que el arranque “frío” sea más fácil, por eso la “W” que viene de “Winter”.

El segundo número te dice qué viscosidad tiene cuando está caliente el motor y es el que lo protegerá cuando esté en funcionamiento. Para este ciclo, la viscosidad debe ser mayor, por lo que el número más alto será mejor ya que se aferrará menos a las partes móviles.

Si tu coche tiene menos años puede escoger un lubricante con menos viscosidad, pero si supera los 100.000 km te conviene usar un aceite sintético con mayor viscosidad.

Entre sintético y mineral, lo más recomendable en que sea sintético ya que tiene una vida útil mucho más sana y limpia, asegurando una mejor protección del motor con menos desgaste.

Si se usa un aceite con mucha viscosidad en un motor nuevo, tardará más en esparcirse por las piezas y no estaremos lubricando tan bien en el arranque.

 

¿Qué sucede si mezclas aceites?

No debería suceder nada grave, solo que la viscosidad del aceite no será la más óptima. Siempre se recomienda utilizar el mismo tipo de aceite, pero en caso de que tengas que mezclar por alguna emergencia, procura hacerlo con uno con la viscosidad ideal para tu coche.

Si quieres saber más del tema o si necesitas hacer el reemplazo del filtro y el aceite de tu coche, no dudes en pasar por el taller Eurorepar Car Service de tu confianza, para que nuestros profesionales lo realicen. Puedes hacer clic aquí y entrar a nuestra web para saber cuál es el taller que se encuentra más cerca de ti.

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website