Cuando se trata del mantenimiento del coche, más vale prevenir que curar

No esperes a que el coche tenga una avería para abrir el capó, un correcto mantenimiento de tu vehículo puede alargar su vida útil, prevenir posibles averías y ahorrarte reparaciones más costosas.

reparacion taller

Por eso te recomendamos que hagas una revisión periódica básica de estas partes del coche:

Revisa el nivel de aceite. Es recomendable hacerlo cada 1.000 km. Recuerda hacerlo en un terreno llano y con el motor en frío para que la medición sea exacta. Si lo necesitas, rellena el depósito, pero nunca sobrepases la medida y cuando haya que cambiarlo, hazlo según las indicaciones del fabricante y el libro de mantenimiento del vehículo.

Échale un ojo al líquido refrigerante. Para que el motor no se caliente en exceso, necesita tener líquido refrigerante. Asegúrate de que está lleno y  llénalo si es necesario. Fíjate bien en que los manguitos no tengan ninguna pérdida. Y ten mucho cuidado con utilizar agua, ya que en condiciones de frío se puede congelar.

Controla el nivel del líquido de frenos. Puedes rellenarlo en casa sin problemas, pero si ves que se gasta muy rápido, lleva el coche al taller. Podría deberse al desgaste de las zapatas o las pastillas de freno y necesitarías cambiarlas.

Revisa tus neumáticos. Es muy importante chequear el estado y la presión de los neumáticos de tu coche, sobre todo antes de un viaje. Hazlo en frío para que la medida sea correcta, es muy fácil, tienes que tener en cuenta estas cosas: que su profundidad no sea inferior a 1,6 mm, que no hay deformidades, rajas o un desgaste anormal. Un neumático en mal estado es muy peligroso, podría provocar un accidente, así que estate muy atento.

Ojo con los faros. Tener una buena iluminación es muy importante para que veamos, nos puedan ver y no deslumbremos a otros vehículos. Limpia los cristales de los faros a menudo, ya que sucios disminuyen su iluminación hasta un 30%. Y si tienes alguna lámpara fundida no esperes, cámbiala cuanto antes. Tener un juego de lámparas de repuesto puede evitarte más de un disgusto.

Estas son todas las cosas que tienes que tener en cuenta para prevenir averías mayores, si lo necesitas acude a tu taller Eurorepar más cercano. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

¿Cariño, te ocurre algo? o cómo interpretar las señales… de tu vehículo

reparación_tallerHay veces que las cosas no están como tienen que estar. Hay algo que cambia, que no es como antes. Está raro, sabes que le pasa algo, pero no consigues descubrirlo…

A lo largo del día, son numerosos los ejemplos de mensajes o “señales” que precisan de una traducción para saber qué quieren decirnos realmente. Uno de estos ejemplos se producen en nuestro coche, cuando, en un trayecto como otro cualquiera, nos aparece esa señal o luz extraña, la cual no sabemos su significado.

 

Una vez encendida la señal, ¿sabrías interpretarla? Para adivinar el significado de “esa luz”, no hace falta que seas un experto, pero saber estos trucos te ayudará en el mantenimiento de tu vehículo:

 

testigo precalientamientoTestigo de precalentamiento: Con el contacto puesto, debe encenderse; indica que las bujías de precalentamiento están funcionando. Se apaga cuando se obtiene el precalentamiento, el motor puede arrancar. Sólo aplica para vehículos con motor Diésel.

 

fallo electronicoTestigo de fallo electrónico o de presencia de agua en el filtro de gasolina: Si permanece encendido o si se enciende circulando, señala un fallo eléctrico o electrónico, o la presencia de agua en el filtro de gasolina. Consulta lo antes posible a un representante de la marca.

 

refrigeracionTestigo de alerta de la temperatura del líquido de refrigeración: Se apaga cuando el motor gira. Si se enciende en marcha, indica un aumento de la temperatura del líquido de refrigeración. Detente y deja girar el motor al ralentí (el carro encendido pero sin acelerar) durante uno o dos minutos. La temperatura debe disminuir. Si no, detén el motor, déjalo enfriar y comprueba el nivel del líquido de refrigeración.

neumaticosLos famosos dibujos: Recuerda que los neumáticos se hacen viejos y se desgastan. La banda de rodadura de tus neumáticos no debe ser inferior a 1,6 milímetros de profundidad. Además, para que la seguridad en la conducción no se vea afectada sensiblemente, se recomiendo cambiar de cubiertas una vez que el dibujo de las mismas vaya por debajo de los 3 milímetros de profundidad.

Además de estas señales, existen muchas otras que pueden producirse en nuestro vehículo. Por suerte, contamos con un arma infalible a nuestro favor, el Manual del Propietario de tu vehículo. Con este “traductor” podremos interpretar cualquier tipo de incidencia que le suceda a nuestro vehículo.

¡No guardes tu bici este invierno!

El atasco de todos los días, calles peatonales, problemas de aparcamiento… y empiezas a añorar esos días de verano en los que cogías tu bici y eliminabas todos esos problemas a base de pedaleo.

Por eso, hoy hemos preparado estos consejos para que sigas usando tu bici aunque llueva o haga frío.

bicicletas

¿Cómo y cuánto me abrigo?

El sudor y el frío suelen ser mala combinación, por eso es importante saber cómo abrigarse. Lo mejor es llevar diferentes capas. Por ejemplo, una de manga larga que transpire, otra capa que abrigue, como un polar fino y otro más grueso tipo cortavientos. Y por supuesto, un chubasquero si va a llover. Además, no debemos olvidarnos de proteger las piernas del frío con unas mallas largas de lycra o unos leggings.

¡No te olvides de los complementos!

También es importante proteger la garganta, las orejas y los ojos. Para ello te recomendamos usar orejeras y casco, en vez de gorro, ya que el gorro hace sudar más y puede dejarte frío. Seguimos con un pañuelo o una braga que te ayudará a proteger el cuello y la boca, y que puedes ajustarlo si hace más o menos frío. Y por supuesto: guantes largos, camiseta interior que proteja los riñones, calcetines altos, zapatillas de invierno (o cubrebotas de neopreno) y gafas, si es posible, trasparentes.

¿Y qué necesita mi bici?

Sobre todo, tienes que revisar los frenos, ya que con lluvia las distancias de frenado suelen ser más largas. Pero hay otros consejos que debes tener en cuenta:

Lleva la cadena lubricada. Te permitirá que el cambio de marchas sea más suave y alargará la vida de tu cadena si el clima es húmedo.

El guardabarros es muy útil. Así evitarás que el agua te salpique y conducirás mejor.

¡Hazte ver! Utiliza luces de día y de noche, la lluvia reduce mucho tu visibilidad, por eso es importante que los demás conductores te vean.

Revisa tus neumáticos y asegúrate que están en perfectas condiciones tanto de dibujo como de presión.

reparación bicicleta