Echa ese freno

¿Sabías que, según datos de la DGT, el 25% de todos los vehículos que no pasan la ITV tiene a los fFreno de manorenos como motivo principal? Es uno de los componentes del vehículo que más se desgastan y, sin embargo, uno de los que menos atención le prestamos, ya que no solemos preocuparnos por la degradación de las pastillas y discos de freno hasta que surge algún imprevisto. No obstante, podemos fijarnos en las señales que nuestro vehículo nos manda para que, dándoles la correcta interpretación, podamos saber qué es lo que le ocurre antes de que lleguemos a un mal peor. En este post vamos a identificar estas señales y a saber cuál es su mensaje.

 

  1. El pedal

El contacto entre el freno en sí y el conductor. Disponer de unas condiciones óptimas en este mecanismo es vital para el funcionamiento de los frenos.

Las posibles señales que podemos encontrarnos son:

 

  • El pedal está demasiado duro

Cuando accionamos el pedal y lo notamos mucho más duro de lo normal u ofrece mucha resistencia, puede que las pastillas estén sucias o manchadas, o incluso que estén cristalizadas. Por este motivo, el pedal no llega hasta su punto de anclaje y cuesta más.

 

  • El pedal tiene menos recorrido

Si al accionar el pedal  este no vuelve de forma normal a su posición inicial, es posible que alguna de las piezas de las que se compone se haya averiado. Te recomendamos llevarlo lo antes posible a cualquier de los puntos de Euro Repar Car Service.

 

  • El pedal parece blando

Su causante es uno de los componentes de los frenos, las mangueras. Están encargadas de llevar el líquido de frenos a sus lugares correspondientes. En algunas ocasiones pueden estar deformadas, así que la presión del fluido expande la manguera, amortiguando la presión que debe llegar a los pistones y por lo tanto, ofreciendo menos resistencia en el freno.

 

  1. Los neumáticos

El mejor compañero de los frenos. El uno no sirve de nada sin el otro, por lo tanto, si una de las dos partes presenta síntomas o fallos, la otra lo percibe también.

 

  • Una o varias ruedas se bloquean.

Es el principal problema que puede presentarse debido a los frenos. El motivo puede darse por desgaste propio, algún enganche indebido, por acumulación de suciedad, o por cristalización de la grasa impregnada. Estos síntomas no afectan instantáneamente a la conducción, pero si debemos tenerlo en cuenta y solucionarlo en nuestro taller habitual.

 

  1. El Sonido

El oído también es una herramienta muy útil a la hora de identificar las señales de nuestro vehículo. En varias ocasiones, al accionar el freno podemos escuchar un ruido muy agudo y molesto. Los ruidos constituyen una alerta fácil de detectar.

 

  • Se escucha un chirrido al frenar

Los motivos de este fenómeno van desde suciedad en las pastillas, que estén muy desgastadas o que tanto estas como los discos de freno sean de baja calidad. También  puede ser que rocen las pastillas contra el elemento que las alberga, caliper, o que alguna pieza se haya soltado. Si al presionar el pedal de freno escuchas ese molesto ruido, la señal es más que evidente; es el momento de que visites tu taller de Euro Repar Car Service.

 

 

Antes de terminar, tenemos que recordar que el conocer estas señales no nos exime de revisar los frenos al menos una vez al año.  A la mínima señal de cualquier pérdida de efectividad, acude a cualquiera de los puntos de Euro Repar Car Service. Tu seguridad depende de ello.

 

 

5 consejos para conducir en invierno

cadenas neumaticosCon el cierre del periodo navideño, y casi de manera inconsciente, muchos de nosotros asociamos el adiós a las carreteras con condiciones meteorológicas desfavorables, inclemencias del tiempo que nos obligan a prestar una doble atención o averías en el lugar y momento menos favorable.

Partiendo de la base de que el periodo de invierno acaba oficialmente el 21 de Marzo, aquí tienes una serie de consejos para conducir con mal tiempo que te ayudarán a preparar, prever y realizar un viaje mucho más cómodo.

  • Lo primero, los neumáticos.

El único contacto con la carretera de todo el vehículo, de ahí su vital importancia. Deben de contar por lo menos con el mínimo legal de 1.6 mm aunque cuanto más profundidad tenga el dibujo mejor. Además, deben estar en un estado correcto de presión, no han de presentar daños mayores en los flancos y deben contar con un desgaste homogéneo.

  • Ojos que no ven…

En los meses de invierno, se aconseja a los automovilistas utilizar las luces durante el día. Aunque los cielos estén despejados o sea de día, llevar las luces puestas nos hace más visibles desde más lejos. Los faros y luces traseras deben estar en buenas condiciones y deberías comprobar si tienes alguna bombilla fundida antes de emprender la marcha.

  • El Hielo no solo es blanco.

¿Conoces el fenómeno meteorológico conocido como “hielo negro“? Consiste en que el agua que cae del cielo se hiela casi instantáneamente al entrar en contacto con el asfalto, provocando la aparición en la calzada de placas de hielo que no pueden ser observadas a simple vista por los conductores, al tener el mismo color que el asfalto.

Por este motivo, se recomienda precaución a todos los conductores que circulen o tengan previsto circular por zonas donde haga mucho frío.

El “hielo negro” es muy difícil de prever y los trabajos preventivos no resultan eficaces.

Ante todo se recomiendan dos puntos clave: frenar lentamente y respetar la distancia de seguridad.

  • A la hora de frenar, frena.

¿Y si por las circunstancias que sean, sufrimos un derrape y perdemos el control de nuestro vehículo? Lo primero que hay que tener en cuenta es que puede pasarle a todo el mundo.

Para evitar irnos de frente en una curva, lo mejor es disminuir la velocidad antes de entrar. Pero si se produce un deslizamiento, la reacción correcta será levantar el pie del acelerador y así lograremos desplazar más peso sobre el eje delantero, con lo que las ruedas ganan adherencia.

Nunca tocaremos el pedal del freno y evitaremos el girar la dirección más de lo que habíamos aplicado en un primer momento, ya que esto será contraproducente y facilitará el que nos salgamos de la calzada.

Para asegurarnos el éxito de la maniobra debemos dirigir nuestra mirada a la salida de la curva con el fin de tener un punto de referencia hacia el que dirigir nuestro vehículo.

Debemos tener en cuenta que esta maniobra no aporta resultados inmediatos, nuestro coche puede tardar un poco en meterse en la curva, pero si tenemos paciencia terminará por recuperar la trayectoria.

  • La distancia de seguridad es para estar seguro.

Suena obvio, ¿verdad? Pues según datos de una encuesta realizada por el periódico El Mundo, casi un 38% de los conductores de nuestras carreteras no respetan la distancia de seguridad.

Si el asfalto está frío o mojado se necesita más tiempo para detener un coche por lo que deberemos mantener una distancia adicional de seguridad entre nuestro vehículo y el que nos precede en todo momento.

Ser previsor, chequear todo lo necesario, extremar la precaución… ya estamos listos para realizar nuestro viaje.

conduccion invierno