Coches a los que hacer la reverencia

Rolls-Royce Phantom IV, Ferrari FF, Jaguar, Bentley, Aston Martin… Hoy hablamos de los mejores coches del mercado, pero en esta ocasión vamos a prestar más atención a sus conductores: Felipe VI, Isabel II, Alberto de Mónaco…

 

Y es que la realeza europea tiene un gran gusto a la hora de elegir un coche al que ponerse al volante.

 

 

Felipe VI

 

El Rolls-Royce Phantom IV Landaulette, fue el primer vehículo en el que vimos a Felipe VI como Rey de España, el día de su coronación.

felipe vi

Pero fue con solo 6 años cuando el Príncipe de Asturias recibió su primer coche: un kart rojo. Bastantes años después, comenzó a conducir a manos de un Seat Ibiza 1.5.

 

Actualmente El Rey cuenta con vehículos de alta gama, valorados en más de medio millón de euros, entre los que se encuentran un todoterreno Lexus híbrido, Seat Alhambra, Audi RS6 Avant y Audi A8. Según la Casa Real, muchos están ligados a un contrato de leasing.  

 

Por otra parte, Patrimonio Nacional conserva dos Ferrari FF, regalo que le hizo el jeque de Emiratos Árabes Unidos a Juan Carlos I, en el 2011.

isabel ii arriba

 

Isabel II de Inglaterra

 

La Familia Real británica tiene una larga historia de limusinas hechas a medida, como la Limusina Bentley, un vehículo de estado creado para la Reina. Pero también cuentan con: Rolls-Royce Phantom IV y Phantom, Bentley Turbo R, Range Rover, Land Rover Defender, Land Rover Discovery, Jaguar XJ o Audi A6, todos ellos blindados.

 

 

 

 

harald v arriba

 

Harald V de Noruega

 

La marca de cabecera este monarca de 80 años es Audi. Y hace pocos meses estrenó una limusina personalizada A8 L Extended, cuya cifra ascendió a más de 350.000 €.

 

350 abajo

 

 

Pero la casa nórdica cuenta con más limusinas personalizadas, una de ellas realizada en 2002 sobre la base de un Clase E de Mercedes-Benz, que llegó a ser uno de los 15 coches de representación más caros del mundo, por sus 120.900 €.
Además de un Cadillac de colección de los años 30, un Lexus LS 600h de 2008, un Audi A8 de 2007, un Mercedes-Benz E65 y E67, un BMW Serie 7 y un Lincoln Continental Cabriolet de 1966.

 

Alberto II de Mónaco

 

Como gran amante del mundo del motor, es un apasionado de los Lexus. Esa marca la utilizó para ser el vehículo de su boda, exactamente un Lexus LS 600h L Landaulet, que sobrepasa los 400.000 €.

 

400 abajo