La importancia de los amortiguadores

¿Sabías que en Europa casi un 25% de los vehículos circulan con amortiguadores gastados? ¿O que 9 de cada 10 conductores apenas los revisan o prestan atención? Este informe, realizado por Tenneco, una de las mayores empresas mundiales de diseño, fabricación y comercialización de productos y sistemas de control de conducción, ha conseguido plasmar en datos una realidad un tanto brusca de la que apenas somos conscientes.

 amortiguadores

Si nos fijamos bien, los tres elementos más importantes del automóvil en materia de seguridad y que además trabajan en conexión, son los neumáticos, los amortiguadores y los frenos. Un buen estado de estos tres componentes nos garantiza la respuesta a tiempo que necesitamos. Por el contrario, un deterioro en cualquiera de las piezas anulan su función, perjudican al resto de componentes y por resultado fracasan en ofrecernos la reacción que necesitamos.

Dada su importancia y su desconocimiento sobre ellos, en esta entrada vamos a centrarnos en los amortiguadores, su importancia, cómo mantenerlos en buen estado y qué trucos nos pueden servir.

 

Los amortiguadores se definen como los dispositivos mecánicos que transforman la energía cinética en energía térmica, la cual se disipa a través del aceite. El resultado final es un control de la suspensión del vehículo, lo que le aporta la adherencia y confort que deseamos. No obstante, dado su continuo trabajo, sufre un desgaste constante en mayor o menor medida. Según la experiencia de Euro Repar Car Service, un amortiguador empieza a perder eficacia y debe ser revisado a partir de los 30.000km, perdiendo su funcionalidad total a partir de los 100.000 km. Es en esta franja donde las prestaciones del amortiguador quedan anuladas y correremos un grave peligro, ya que la distancia de frenado aumenta, los neumáticos presentan un menor agarre y la estabilidad del vehículo mengua, sobre todo en superficies mojadas o en mal estado

 

Además del kilometraje que llevemos, también existen ciertos síntomas que el amortiguador puede padecer y que nos indicarán en mal estado en el que se encuentran y la necesidad de cambiarlos. Estos síntomas se refieren al comportamiento del coche en determinadas situaciones, como por ejemplo:

 

– Cuando frenar fuerte notamos que el coche cabecea más de lo normal, es decir, que el morro se inclina más hacia delante.

 

– Al pasar por un bache o resalto la carrocería rebota y oscila varias veces.

 

– Realizando un giro o tomando una curva notamos que el coche se balancea más, y de manera más irregular, inestable e insegura.

 

– Si vemos un desgaste irregular de la banda de rodadura de los neumáticos.

 

No obstante, no hace falta esperar a ver estos síntomas para conocer el estado de los amortiguadores. Podemos saber cómo se encuentran con cierta precisión gracias a un sencillo truco. Todo lo que tenemos que hacer es empujar con fuerza sobre el coche, justo encima de cada rueda. Cuando llegue al punto de máxima compresión, suelta y observa la reacción del coche. Si vuelve a su estado de manera progresiva y se detiene en su punto inicial, tus amortiguadores siguen en óptimas condiciones. Si por el contario, al volver hay un rebote más brusco que va menguando hasta el punto original, es síntoma de que los amortiguadores no están en muy buen estado.

 

¿Serías capaz de conducir tranquilamente con una rueda deteriorada, o incluso pinchada? Entonces ¿por qué conducimos con unos amortiguadores con el mismo deterioro? En Euro Repar Car Service te aconsejamos pasar por tu taller de confianza para realizar una evaluación y así poder informarte de los pasos que debes seguir en función del estado de tus amortiguadores.