Ruta en carretera por una Asturias desconocida

Asturias está ahí, en los mapas.

Pero pocos se atreven a descubrir todo su potencial.

 

Puede que quede bastante lejos de otras regiones de España, que tenga carreteras sinuosas o que su climatología – como la de todo el norte – se parezca a un cuadro clínico de bipolaridad. Pero merece mucho la pena. Y más si tienes la posibilidad de asistir a este “safari para los sentidos” desde tu propio coche.

 

Esta semana te presentamos una ruta por la Asturias que desconoces y aún no has tenido la oportunidad de conocer.

 

Gijón

 

En una sola palabra: imprescindible.

Esa es la sensación que te deja Gijón en el cuerpo.

El hecho de que no podías haberla pasado por alto en tu viaje por Asturias

 

Lejos de ser una ciudad costera típica, “Xixón” es multifacética y mezcla en su interior la playa más veraniega con la cultura asturiana más tradicional, los museos modernos e históricos con jardines botánicos y acuarios.

Es sencillamente una oda a la variedad de toda Asturias y de toda España, y la cordialidad con la que los lugareños te aceptarán y te intentarán hacer sentir como en tu propia casa te va a sorprender ¡y mucho!

Un acierto en el camino de turistas y peregrinos, y una a suerte para quienes viven en ella durante todo el año.

Con la marea baja, puedes asistir a un auténtico espectáculo visual en la Playa de San Lorenzo. Cuantos se habrán dejado calar por las olas al quedarse anonadados con semejante vista.

  

Cuencas mineras

El pasado de Asturias brota del interior de la Tierra.

Desde su corazón nos llegan los ecos de una tradición minera que, pese a estar casi completamente apagada hoy en día, fue hace tan solo un par de décadas el sustento de cientos de miles de familias.

Ese carácter estoico que caracteriza a los asturianos proviene precisamente de su larga historia minera, llena de accidentes, de golpes de azar casi mágicos y de un tesón económico que inspiraba al resto de la península ibérica.

Acércate a Langreo, Mieres o El Entrego para ahondar más en esta Asturias profunda que muchas veces ignoran los libros de textos. ¿Quieres ir un paso más allá? Visita el Ecomuseo minero de Samuño que incluye uno de los últimos trenes mineros que quedan.

 

Naturaleza: Senda del Oso y Somiedo

Los osos pardos son y siempre serán – salvo que se extingan – una de las especies de fauna terrestre más característica del norte de España.

Este fiero animal con el que no te quieres encontrar a solas en un bosque se concentra de manera especial en la zona central de Asturias, en la Senda del Oso.

Un valle dibujado por diferentes rutas de senderismo y trekking, que también puedes asumir en bicicleta.

Si quieres mezclar naturaleza, fotografía y un paraje natural sinigual en todo el planeta, te invitamos a la reserva de la biosfera del Parque Natural de Somiedo, que probablemente ya reconocerás en fotografías como “el lago entre montañas”.

Pasar por Asturias debería casi suponer una visita a Somiedo. El primer Parque Natural de la comunidad es reserva de la biosfera y el rincón ideal para disfrutar de la naturaleza en estado puro. Te avisamos de que saldrás enamorado… o querrás quedarte para siempre entre pallozas y brañas. El verde nunca había sido tan verde.

El Lago Calabazosa. Lleva toalla y leña para encender una fogata, porque si te atreves a meterte al agua necesitarás arrimarte a un buen fuego para volver al calor.

 

Picos de Europa

 

Una de las paradas obligatorias de cualquier guiri que se acerca al norte peninsular está a un par de miles de metros de altura.

Los Picos de Europa ofrecen una sobrecogedora vista del techo del mundo. El aire es fuerte y frío, y si tienes vértigo te aconsejamos no subir al teleférico que te aúpa hasta más allá de las nubes, cerca de la cumbre, en las montañas.

Si decides quedarte en tierra firme mientras tus compañeros de viaje suben hasta la cima, Cangas de Onis cuenta con un puente romano que se conserva en muy buen estado y es una prueba viva de que las buenas obras de ingeniería perviven al paso del tiempo.

 

Llanes y Cudillero: espíritu marinero

Pese a la distancia que las separa, y la gran diferencia de tamaño entre la una y la otra, estas dos localidades son un exquisito broche con el que cerrar nuestra ruta por Asturias.

En Llanes pasea tranquilamente por el casco antiguo y el puerto, y degusta el pescado recién llegado de la mar que encontrarás en las lonjas de sus callecitas.

En una de las entradas al pueblo, podrás encontrar una famosa construcción abandonada en la que se han instalado las vacas y en las que campan a sus anchas como si fuesen sus señoriales dueñas.

La fotografía más típica de Cudillero solo se realiza desde el agua, que rodea este pequeño puerto pesquero que han descubierto cada vez más turistas ¡Date prisa antes de que se masifique!

 

Cudillero es una localidad mucho más reducida en tamaño, pero que saca pecho en cuanto a gastronomía y belleza. Parece haber sido barrida contra la montaña por una mano gigante, y por esa razón sus vecinos tienen que subir y bajar cientos de escaleras en su trasiego diario.

Cudillero no cuenta con playa, pero ni falta que hace, porque ya tiene un paseo en el que los días de gran oleaje puedes acabar completamente bañado por el mar.

¿Sabías que también estamos presentes en Asturias?

Ahora sí

Aprovecha tu ruta para visitarnos y conocer nuestra red de talleres Eurorepar Car Service si aún no lo has hecho. Te esperamos con el mejor servicio multimarca y con la hospitalidad que caracteriza a los asturianos.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website