Ruta en carretera por Mallorca en Otoño: una isla multifacética

Protagonista de titulares sobre balconing, peleas multitudinarias entre turistas y cánceres de piel.

Destino predilecto de grandes fortunas, retiro de paz y privacidad para magnates y superestrellas de Hollywood.

Recuerdo de infancia, cubos de arena y rastrillo en la playa, buffet y hotel de tres estrellas para la mayoría de España.

Dentro de Mallorca se encuentran decenas de Mallorcas diferentes.

Y una de ellas es la tuya. Hoy te explicamos cómo descubrirla.

Si te apasiona el mundo del motor, si te gusta descubrir paisajes al compás del volante o si llevas pensando en realizar una ruta por carretera antes de que empiece el mal tiempo de verdad, “la muñeca matrioska” de las Islas Baleares se rinde ante ti para que la descubras vestida de Otoño. 

 

Pero antes de empezar a hablar de tu ruta en coche por Mallorca, hablemos precisamente de tu coche.

Si decides llevarte el tuyo o has alquilado una furgoneta en la península, puedes acceder a la isla a través del servicio de ferry que parte desde diferentes puertos de Valencia, Alicante o Barcelona.

Si estás pensando en alquilar un coche en la isla, te recomendamos que leas con atención diferentes opiniones, compares precios y te armes de una paciencia de acero.

Muchas de las compañías afincadas en la isla utilizan promociones muy atractivas como reclamo para turistas despistados. Promociones que esconden verdaderas estafas en cuanto se lee la letra pequeña dos veces o se dejan de dar por hecho algunas clausulas que no incluye explícitamente el contrato.

 

Un paisaje del mar visto desde un acantilado de la Sierra de Tramuntana. Esta belleza templada y la infinitud de su horizonte nos invitan a hacer una parada y disfrutar.  

 

¡Ya has llegado en ferry!¡Ya has alquilado tu coche!

En cualquiera de los casos, estás en Mallorca ciudad, desde donde empezarás tu ruta.

Si es tu primera vez en la isla, te recomendamos que pasees por el centro de la ciudad sin ninguna expectativa. Te sorprenderán la multitud de rincones improvisados en los que querrás hacerte una foto a lo largo de sus callejuelas.

Si te acercas a la mañana o al mediodía, aprovecha para coger fuerzas con uno de sus famosos llonguets, un bocadillo muy sabroso y típico de la isla. Si te acercas a la tarde, nunca está de más visitar una cafetería y compartir una ensaimada con un buen café.

Desde Palma de Mallorca, dirígete al este de la isla y pon rumbo a Es Trenc

 

Es Trenc

Además de temperaturas suaves durante esta época, puedes encontrarte con que esta paradisíaca playa está completamente desierta.

Si el día sale nublado, la estampa de aguas cristalinas, cuerpos bronceados y toallas multicolores del verano habrá sido sustituida por un ancho paseo a ras del mar en el que puedes disfrutar de un momento de reflexión e intimidad con la naturaleza, un paseo en pareja o un rato de lectura e introspección sentado en la arena.

Si ha salido el sol, no olvides incluir un pareo, una toalla y un bañador o bikini en tu mochila. Mientras que el Otoño en el resto de la península puede ser sinónimo de jersey y lluvia, aquí la época de baños se estira todo lo que se puede – y más!- .

 

Manacor

La siguiente parada en este recorrido es algo más urbana que la anterior y por ello da una perspectiva más amplia de toda la oferta turística de la isla fuera de temporada.

Si llueve, os hace frío o viajas con niños pequeños, es obligatorio que paréis en las Cuevas del Drac y las Cuevas dels Hams. En su interior, asistiréis a un espectáculo visual con el que podréis alimentar mil y una historietas de antes de dormir sobre dragones, príncipes y princesas y cuevas encantadas.

 

Podría servir de escenario para películas de dioses griegos y gladiadores romanos, pero Pollença es capaz de albergar muchas más historias.

 

Pollença

Pero para historias fantásticas, las que ha atestiguado este pequeño municipio.
Sobre sus calles y sus construcciones de piedra, se puede asistir a un viaje a través de las cicatrices de la historia.

Cartagineses, griegos, romanos y musulmanes han dejado su huella en el legado histórico de la ciudad, y esta es una oportunidad fantástica para contratar a un guía que os acompañe por los diferentes hitos que cincelaron la localidad y que permiten viajar en el tiempo al turista más atento.

 

Sóller

Después de tantos kilómetros serpenteantes y algún que otro atasco, esta parada está orientada a que el conductor de vuestro vehículo obtenga un merecido descanso.

Si bien en los meses más turísticos es imposible disfrutar del trayecto en tranvía por la aglomeración de turistas que lo utilizan, en Otoño e Invierno es la excusa perfecta para dejarse llevar – literalmente – por el interior de la ciudad sin estar pendientes del tráfico, las multas o qué es lo que pasa en el espejo retrovisor.

El puerto de Sóller es, en cualquier época del año, de visita obligada por su gastronomía marina o las tienditas de recuerdos que salpican sus calles.

 

Tras 40 minutos atravesando carreteras estrechas y empinadas, llegamos a Deiá y este pueblecito le da la razón a quién acuñó aquello de “Lo bueno siempre se hace esperar”.

Deiá

 

Entre los últimos destinos de nuestra ruta, nos encontramos con la curiosa localidad de Deiá, que parece haber sido construida a través de la imaginación de quiénes un día la habitaron, entre ellos el famoso escritor Robert Graves.

Destaca el cementerio, en el que descansan los restos del mencionado literato inglés, y desde el cual se puede disfrutar de una panorámica tranquila de los alrededores.

Deiá es una localidad empinada y muy pequeña en la que tardarás algo de tiempo en encontrar un sitio libre para aparcar, pero te aseguramos que merece mucho la pena tomarse la molestia de dejar el coche y conocerlo a pie y a tu propio ritmo.

 

Valldemossa

Nuestra última parada antes de volver a la península fue el retiro del compositor franco-polaco Chopin cuando fue diagnosticado de tuberculosis y necesitaba de un clima más suave y cálido que el de su entonces residencia parisina.

Además de la estatua de Chopin, a la que llueve, truene o haga calor, hay que tocarle la desgastada nariz, te recomendamos visitar el interior de la Real Cartuja de Valldemossa con sus frescos, sus distintas estancias y la antigua farmacia que incluía.

Bueno, ¿qué te ha parecido?
¿Te animas a repetir la ruta?

Recuerda que nuestros talleres de Eurorepar Car Service están presentes en varios puntos de la isla y que estaremos encantados de volver a ponerte en marcha si tuvieras cualquier imprevisto con tu vehículo.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website