Los peligros de las carreras ilegales

Todos hemos oído hablar de las carreras de coches clandestinas o ilegales, algo que ha quedado inmortalizado en algunas de las películas más célebres de la cultura popular, como es el caso del musical Grease y que incluso ha servido como base argumental de otros éxitos más recientes, como Fast and Furious y sus secuelas.

Pero lo cierto es que a menudo, la realidad supera a la ficción, y desafortunadamente, las carreras que se desarrollan fuera de la ley en la vida real poco o nada tienen que ver con el cine. Para empezar, recorrer a gran velocidad vías que no estén preparadas para una carrera puede resultar fatal no solo para los participantes, también para terceras personas que no tienen relación alguna con dicha carrera.

Poner en riesgo la vida de otros es totalmente inadmisible, y más cuando los conductores disponen de circuitos especialmente diseñados para disfrutar de la velocidad al volante. A continuación, analizaremos las tres modalidades de carreras ilegales más frecuentes.

 

FOTO 1

Los peligros de las carreras ilegales son obvios: las carreteras no son circuitos de carreras.

 

Tipos de carreras ilegales.

Draq o pique: es el estilo más famoso y reconocible para la mayoría de las personas. Se trata de una carrera en línea recta de generalmente 400 metros. En este tipo de carreras, se necesita mucha aceleración, tracción y velocidad punta. Para esta modalidad si el coche es de tracción trasera, las llantas delanteras serán pequeñas, finas y con muy poco caucho. En cambio, la parte trasera tendrá unos cauchos enormes y muy anchos. El motor del coche se suele modificar para ganar en aceleración y velocidad punta. El peso del vehículo tiene que ser mínimo.

Drift: este tipo de carreras suele tener lugar en carreteras de montaña por las cuales, los participantes bajan a gran velocidad. En estas carreras, predomina un estilo de conducción consistente en sobrevirar, es decir, derrapar de manera que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento: se busca perder agarre pero sin perder el control. Para ello, se usan cauchos especiales o con desgaste. También se modifica la carrocería para mantener el vehículo adherido al suelo, y el motor- pero no mucho, máximo 500 HP. Es esencial utilizar coches de tracción trasera o integral (4×4)

Grip: este tipo de carreras suelen desarrollarse en circuitos urbanos que recuerden, de alguna manera, a los circuitos de carreras. Para ello, es necesario disponer de un vehículo que se adhiera muy bien al suelo, que no pierda agarre y que sea capaz de alcanzar grandes velocidades. Para este tipo de carreras se puede utilizar coches con tracción delantera, trasera o integral. Se suele modificar el motor, la carrocería, los neumáticos y la suspensión con el fin de optimizar el rendimiento del coche.

Por otra parte, existen otras modalidades ilegales aún más peligrosas, como The Challenge-The Private Rally, que consiste en recorrer grandes distancias, atravesando incluso varios países, a gran velocidad por carreteras y zonas urbanas e interurbanas.

 

FOTO 2

Para este tipo de prácticas, se suelen utilizar deportivos de gran potencia.

 

Consecuencias de las carreras ilegales.

Sea cual sea su modalidad, las carreras ilegales son una temeridad por varias razones. La primera, y quizá la más importante de todas, es la velocidad que adquieren los participantes con sus coches en vías que no están destinadas para correr. En los circuitos profesionales, existen medidas eficaces para minimizar los riesgos de un impacto: grandes superficies de grava para frenar la energía cinética cuando el vehículo se sale de la calzada, o la colocación de neumáticos para amortiguar posibles golpes cuando el coche está fuera de control, pero en las vías de circulación no existen estas medidas, y cualquier accidente a gran velocidad tendrá un desenlace fatal.

Por otra parte, no solo se pone en riesgo la vida de los participantes, sino que una colisión a gran velocidad puede perjudicar a terceras personas que nada tengan que ver con la carrera. Además del riesgo inherente a la seguridad vial que afecta a este tipo de carreras, las consecuencias legales también se deben tener en cuenta: desde multas astronómicas y retiradas de carné, hasta penas de cárcel dependiendo de la gravedad de los hechos.

Por todo esto, si te han contado, has escuchado o leído que se va a producir una carrera ilegal en tu ciudad, no dudes en ponerte en contacto con las autoridades pertinentes con el fin de evitar posibles tragedias. Y recuerda que en Euro Repar Car Service puedes hacer la puesta a punto de tu vehículo para disfrutar, sin peligros y de forma totalmente legal, de la carretera.

 

FOTO 3

Las carreras ilegales suelen formar grandes eventos que aglutinan a muchas personas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website