Las ventajas de una presión adecuada de los neumáticos

Aunque puede no parecer obvio a simple vista, una presión adecuada de los neumáticos de tu coche es fundamental para una buena conducción porque influye en muchos aspectos. Primero, la seguridad: una presión correcta proporciona un mayor control sobre el vehículo, optimizando su comportamiento, estabilidad y distancia de frenada. También mantiene la temperatura idónea en los neumáticos para evitar el peligro de un reventón. Por otra parte, una buena presión minimiza el desgaste de los neumáticos, el consumo de combustible y la emisión de gases contaminantes.

 

foto 1

Comprobar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes es muy fácil y también, necesario.

 

¿Neumáticos inflados o desinflados?

Para conocer con exactitud la presión adecuada para tu coche, debes consultar el manual o buscar las placas de señalización situadas en la puerta del piloto, en la guantera o en la tapa del combustible. También tienes que tener en cuenta la carga que en ese momento soporta tu vehículo y el tipo de vía que te vas a encontrar.

Unos neumáticos demasiado inflados absorberán los baches e irregularidades del terreno con mayor dificultad, pudiendo generar daños a la estructura del neumático. Además, al tener menor contacto de superficie con la carretera también se verá afectada tu comodidad a la hora de conducir. En el caso contrario, con unos neumáticos excesivamente desinflados la temperatura en el interior subirá drásticamente, debilitado la carcasa y produciendo daños internos. Además, el costado del neumático se desgastará rápidamente.

Solo es recomendable bajar la presión de los neumáticos en conducciones 4×4 por terrenos con poco agarre y excesivamente complicados, como la arena. Pero debe hacerse a una velocidad baja (sin superar los 30-40km/h) y vigilando en todo momento las suspensiones del vehículo.

 

foto 2

Los neumáticos deben tener la presión recomendada por el fabricante, que se indica en la puerta del piloto, en la guantera o al lado de la tapa de combustible. 

 

Hinchar los neumáticos con aire o con nitrógeno

El aire y el nitrógeno tienen sus diferencias: el primero está más expuesto a sufrir variaciones por las condiciones de su entorno. En cambio el nitrógeno al tener las moléculas más grandes sufre una menor variación de su volumen ante cambios de temperatura. Hinchar los neumáticos con nitrógeno te ofrece dos claras ventajas:

Mayor seguridad, la presión se mantiene constante durante más tiempo y hay menor riesgo de reventón.

Mayor ahorro, el consumo de combustible disminuye y aumenta la vida útil de los neumáticos.

Además, se puede rellenar con aire normal un neumático previamente hinchado con nitrógeno. Aunque al meter aire las propiedades del nitrógeno se pierden, es preferible hacer eso que llevar los neumáticos con baja presión.

Por último, antes de realizar un trayecto largo en tus vacaciones comprueba que la presión de los neumáticos coincida con la aconsejada en la documentación de a bordo de tu vehículo. Y si te has quedado con más dudas, en Euro Repar Car Service te ofrecemos asesoramiento profesional, una amplia gama de neumáticos adaptados a las necesidades de tu coche y un precio justo garantizado.

 

foto 3 

La correcta presión de los neumáticos afecta a la seguridad, el confort y el consumo de combustible en la carretera.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website