La correa de distribución: invisible… hasta que se rompe.

componentes cocheA muchos nos suena eso de la correa de distribución, sabemos que en algún momento hay que cambiarla, pero… como no la vemos, no “da problemas”, nos olvidamos completamente de ella. Hoy queremos recordarte lo importante que es reemplazarla antes de que se rompa.

Pero primero, ¿qué es exactamente la correa de distribución? Para entenderlo rápidamente es una correa de goma (normalmente) que sincroniza todo dentro del motor: válvulas, cigüeñal, pistones… y enlaza el generador del movimiento con el receptor a través de un sistema de piñones o poleas.

Después de esta breve explicación, entenderás mejor que si se rompe la correa, lo más seguro es que se destroce el motor. Esta avería suele rondar entre los 1.500 y 2.000 €, pero puede llegar a alcanzar los 6.000 €, dependiendo del modelo del vehículo y de la velocidad en el momento de la rotura.

¿Cómo evitarlo? Cambiándola. Es verdad que no hay un tiempo exacto para hacerlo, siempre dependerá del fabricante y del modelo del vehículo, por eso, lo mejor es consultar el manual del coche o visitar tu taller Euro Repar más cercano para realizar una revisión. Generalmente debe cambiarse entre los 100.000 y los 120.000 kilómetros, pero si te mueves por ciudad deberás adelantarlo un 20%, ya que en atascos o parados en semáforos la correa de distribución sigue funcionando.

Hoy en día han lanzado nuevos vehículos que no llevan correa, sino cadena de distribución, que no necesita ser cambiada, siempre que sigamos las recomendaciones de mantenimiento del fabricante para que no sufra un desgaste prematuro.

Si tu coche tiene cerca de los 100.000 kilómetros o más, te recomendamos que pases por tu taller EuroRepar más cercano para que le echemos un vistazo. Con la correa de distribución, se cumple el dicho de que más vale prevenir que curar.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website