Historia de la DGT y la seguridad en nuestras carreteras

Que si la DGT esto, que si la DGT aquello…
Casi desde que tenemos uso de razón, hemos escuchado hablar mucho de la Dirección General de Tráfico.

Y es normal hacerlo. Si te mueves por carretera, ya sea como conductor o pasajero, lo estás haciendo bajo la normativa de una organización que vela por la vida de más de 47 millones de personas.

La DGT está muy asociada a las grandes “operaciones salida” de conductores durante el periodo estival, a las numerosas campañas de concienciación que ha firmado y a las medidas que implanta, año tras año, para lograr el único objetivo por el que trabaja: ningún muerto más en carretera.

Pese a la necesidad de tomarse este tema con seriedad, nada te impide divertirte un poco en carretera. ¡Ojo! Sin mirar el móvil y siempre bien abrochado el cinturón.

Pero la Dirección General de Tráfico no estuvo siempre ahí.

Tanto esta como algunas medidas de seguridad que hoy aceptamos como perfectamente cotidianas, como el cinturón de seguridad o el airbag, tienen una historia, y hoy, en Eurorepar Car Service, vamos a contártela.

 

El primer hito en Seguridad Vial lo encontramos en 1778

 

El tránsito “rodado” entre poblaciones se remonta casi hasta el origen de nuestra sociedad. Primero, como caminos que se realizaban a caballo entre grandes poblaciones humanas, y después, con la invención de la rueda, por las rutas comerciales que conectaban las florecientes urbes.

Pero no fue hasta el año 1778,  en el que se redactase el Real Decreto que “insta que el Gobierno español gestione la seguridad y comodidad de los caminos y tránsitos para la fácil comunicación”.

Recordemos que por aquel entonces aún faltaba más de un siglo para que se inventase el primer automóvil por motor de combustión interna de gasolina, y que por tanto, ni existían radares, ni drones de la guardia civil ni tampoco la posibilidad de llevar tu coche a un taller de Eurorepar Car Service.

Eran, efectivamente, tiempos muy inseguros para moverte por carretera.

Esta primera aproximación a lo que hoy conocemos como la DGT fue seguida, más de un siglo después, el 17 de septiembre de 1900, por el “Reglamento para el Servicio de Coches Automóviles por las Carreteras del Estado”, y la matriculación del primer vehículo, de la marca Clement, al que se inscribiría con la matrícula “PM-1”.

El 25 de septiembre de 1934, se redactó el primer Código de Circulación de nuestro país, y muchos de sus artículos quedarían vigentes hasta 2009, momento en que se derogaron.

Pero sin un organismo que los hiciese valer y comprobase que se respetaban, de poco importaban dichas normas de circulación.

Por eso, a mitad del siglo XX, en la década de los 50, y debido al “boom automovilístico” que experimentaba nuestro país, se decidió integrar los diferentes ministerios que gestionaban de alguna manera el tráfico en uno solo que se encargase exclusivamente de él, nacía así la actual Dirección General de Tráfico, que desde entonces pertenecería al Ministerio del Interior.

 

El cinturón de seguridad, una copia, de la copia, de la copia que estaba inspirada en el original 

 

En el mismo año en que se constituía la DGT en España, en 1959, se incluía por primera vez el cinturón de seguridad en un vehículo producido en serie, en este caso, en un Volvo Amazon.

Este sencillo gesto es automático en la mayoría de los conductores y pasajeros nada más entran en un coche. Desde su invención, se calcula que el cinturón de seguridad ha salvado más de un millón de vidas.

El invento se había patentado en 1930 como sistema de seguridad en aeronaves, y se estrenaría en un vuelo de los hermanos Wright. En 1948, la desaparecida compañía Preston Tucker, adaptó esta innovación para su nuevo modelo “Torpedo”, y de ahí lo copiaron primero la Ford, y después la compañía sueca Volvo.

Con su introducción en las cadenas de montaje y el mainstream de los vehículos, el cinturón empezaría a formar parte de nuestras vidas desde aquella época, aunque no fuese hasta llegado el año 1975 cuando su uso fuera obligatorio en nuestro país.

 

La historia del airbag, salvando vidas mucho antes de patentarse

 

En el caso del origen airbag, la aviación tripulada también fue la precursora de este invento. Pero fue de manera indirecta.

En concreto, y durante la II Guerra Mundial, muchos de los pilotos de combate accionaban el chaleco salvavidas cuando aún estaban dentro de la aeronave para que este les protegiera el cuerpo al estrellarse.

Aunque estaba destinado en un principio a conservarles a flote en caso de amerizaje o de caer al mar, su efectividad hizo que pronto se exportará su mecanismo al interior de los vehículos en carretera.

El único problema de este primer boceto de airbag fue la lentitud con la que se inflaba. Para cuando alcanzaba el hinchado óptimo, el conductor ya había sufrido el accidente.

Conducir a menos de 25 cm del volante puede ser peor que el propio accidente. La fuerza del airbag ha causado más de una muerte evitable.

 

Desde entonces comenzó una carrera de patentes a ambos lados del Atlántico.
Cuyos único ganadores seríamos los propios conductores cuando el airbag definitivo fuese homologado.

 

En resumen, la historia de la seguridad en carretera es una historia que sigue escribiéndose día a día. Prueba de ello consiste en observar cómo el sector se reinventa con cada feria automovilística.

En este escenario de evoluciones tecnológicas constantes, es clave contar con el servicio profesional de una red profesionales de talleres, como Eurorepar Car Service, capaces de poner a punto tu vehículo y mantener en buen estado todos los sistemas de seguridad del mismo.

 

 

 

 

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website