En un momento de riesgo, la clave es manejar la situación

Sin duda alguna, la experiencia es un grado, sobre todo a la hora de ponerse a los mandos de un vehículo. Es evidente reconocer que cuantos más kilómetros acumulamos en nuestro contador personal, más recursos tendremos a la hora de afrontar una situación inesperada. Pero es ahí donde queremos detenernos. En la situación inesperada, en el momento de emergencia que, independientemente de nuestro historial, podemos encontrarnos.

pánico_coche

Como con cada tema que tratamos, examinemos primero las cifras de las que estamos hablando. Según datos de la DGT, casi el 94% de los conductores de este país se ha encontrado alguna vez con un animal en la vía. Además, al año se producen casi 14.000 accidentes donde la causa son los animales. Por otro lado, los fenómenos meteorológicos también son elementos a tener en cuenta, como la lluvia, que aumenta el número de accidentes por día hasta en un 7%. Debemos tener en cuenta estos factores a la hora de subirnos al volante, pero sobre todo, debemos saber qué hacer cuando estos incidentes nos sorprenden (la lluvia, los animales, etc.). En este post hablaremos de las situaciones que más se producen y de la respuesta que debemos dar.

animal en la carreteraLos animales. No todos son los mejores amigos del hombre

El primer punto que tenemos que tener en cuenta es que el animal va a tener una respuesta impredecible. Por ello es necesario aplicar la máxima prudencia, aumentar la atención y reducir la velocidad. Si el animal ya está en la calzada, deberemos tocar el claxon varias veces al mismo tiempo que reducimos la velocidad, o incluso detenernos por completo. Incluso si podemos pasar a un lado del animal, debemos hacerlo muy muy despacio, ya que como hemos dicho, no sabemos cuál va a ser su respuesta.

El Aquaplaning. Surfear es otra cosa

El aquaplaning es un fenómeno resultado de una velocidad excesiva en un tramo que contiene agua. Fruto de esta combinación, la rueda no es capaz de expulsar toda el agua, y se ve envuelta en ella, por lo que pierde la adherencia. Contra todo pronóstico, los conductores no acostumbrados reaccionan frenando e intentando nivelar el coche dando volantazos, pero es justo lo que NO hay que hacer. La táctica es muy sencilla, mantén la calma, no gires el volante violentamente, pisa el embrague a fondo y prepárate para el momento en el que el coche vuelva a recuperar su adherencia, donde deberás frenar lentamente.

pinchazo ruedaPinchazo de un neumático. Una situación que nos deja sin aire

Otra de las situaciones comunes en las que, pese a lo que piense la gente, frenar NO es la solución. Dado que es imposible ver o saber con antelación el pinchazo o reventón, cuando esto suceda debemos sujetar con firmeza el volante y mantener la dirección del coche en la medida de lo posible. Para detenernos, dejaremos de acelerar y realizaremos pequeños toques al freno para ayudar al motor a detener el vehículo.

Sale humo del motor. Una de las señales más claras

Imagínate que estás conduciendo tranquilamente y de repente del capó e incluso el salpicadero empieza a salir humo. Cuidado, porque es una situación muy grave que requiere actuar de forma instantánea.

Teniendo en cuenta que no podremos saber con certeza la razón por la que el humo ha invadido el coche, seguiremos una serie de pasos en función de la gravedad de la situación. Lo primero que tenemos que hacer es detener el vehículo lo antes posible. Con el motor parado, examinaremos la posible causa. Si el motor está muy caliente, dejaremos que reduzca su temperatura, incluso echando agua si es necesario. Si por el contrario la temperatura sigue subiendo, o incluso si se origina fuego en el mismo, debemos hacer uso del extintor rápidamente. Si no tenemos uno, debemos alejarnos del vehículo lo antes posible. Una vez nos hayamos alejado a una distancia prudente deberemos llamar a nuestro seguro para que nos indiquen cómo proceder.

La salud del conductor. No todo son tornillos… o sí.

Sí, lo sabemos, esta última situación deberíamos obviarla precisamente por eso, por su obviedad. Te sorprendería la cantidad de conductores que cogen el coche estando enfermos o incluso con alguna patología severa como una enfermedad cardíaca. Teniendo en cuenta esto, si nos encontramos en esta situación y vemos que algo nos va a pasar en breves instantes, como un desmayo o una indisposición, seguiremos un protocolo de seguridad muy sencillo. Debemos mantener la calma e ir frenando poco a poco, intentado llevar el coche a un lado de la calzada, hasta detenernos por completo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website