El mantenimiento, una pieza clave de tu coche

¿Sabías que por un fallo en el sistema de arranque o en el engranaje, podría llegar a ser necesario cambiar al motor entero? Es la avería que más coste tiene. Al afectar al componente principal del vehículo, se podría generar una avería por rotura, y en vez de realizar una reparación, estaríamos hablando ya de una sustitución.

Cuando nos hemos decidido a comprar un coche nuevo, uno de los aspectos más recurrentes a la hora de adquirir un modelo u otro es sin duda su mantenimiento. Porque por muy nuevo que sea nuestro coche, tarde o temprano necesitará una revisión para que pueda seguir en buen estado. Hoy en Euro Repar hablamos precisamente de este tema. Cuándo y cómo debo llevar mi coche a la revisión.

car control panelNormalmente, los tiempos de revisión están prescritos por cada fabricante, que fija un kilometraje concreto: por ejemplo unos al llegar a los 15.000, otros pueden incluso esperar hasta los 30.000km o establecen un periodo de tiempo determinado que suele ser de un año para cada modelo. Esto se debe a que sus componentes se adecuan en función del mismo, desde bujías, filtros, frenos, ruedas, aceite etc. De este modo no existe un kilometraje o periodo de tiempo determinado de forma general, por lo que es importante que consultemos el manual de nuestro vehículo para saber cómo y cuándo deberemos acudir al taller. Sin embargo, esta norma hace que a mucha gente le surjan dudas: ¿Se realiza una revisión cuando llegue al kilometraje límite, y otra cuando llegue al año? La respuesta es muy sencilla: lo que antes suceda. Si bien podemos llegar al límite de kilometraje en menos de 1 año, o por el contrario no alcancemos esa cifra en los 365 días posteriores, cuando alcancemos una de las dos cifras, nuestro coche se ha ganado una revisión y puesta a punto.

No obstante, el tener un vehículo no significa resignarse a esperar a que ocurra una rotura. Modificando ciertos aspectos de nuestra conducta al volante y teniendo siempre en cuenta los tiempos de revisión, podemos alargar la vida de nuestro coche y lo que es más importante, podremos ahorrarnos mucho dinero.

  1. No esperes a que se detenga y te diga “hasta aquí”

Aunque suene casi a ficción, debemos saber escuchar a nuestro motor. Para ello no hay nada mejor que prestar atención a las vibraciones o sonidos extraños. Si es no funciona, siempre puedes comprobar los pilotos de emergencia que te indican cualquier problema. Lo que está claro es que si notas algún tipo de anomalía o comportamiento raro, no lo dejes estar.

  1. Cuando arranques, no te aceleres

Un truco muy efectivo al arrancar el coche es mantener al ralentí durante 30 segundos estimados. De esta manera permitimos que el aceite depositado en el cárter pueda llegar al circuito, mejorando la lubricación.

  1. Si se llama oro líquido, es por algo

De la misma forma que encontramos en el mercado diferentes tipos de motores para elegir, los fabricantes de aceite para el motor ofrecen diferentes compuestos que son más apropiados para cada modelo específico. Sabemos que el aceite ayuda a reducir el rozamiento, actúa como refrigerante y previene la corrosión, por lo que para nuestro coche es de vital importancia. A la hora de elegir un tipo de aceite, debemos consultar en el libro de mantenimiento el tipo de aceite adecuado para nuestro vehículo. Aún así, si todavía seguimos teniendo dudas, lo mejor es acudir a nuestro taller y preguntar.

cambio aceite

  1. Ojo con los ojos

Parece algo obvio, pero comprobar cada poco tiempo el estado de las luces, sus bombillas, la altura y dirección a la que apuntan al pavimento etc. Pueden salvarnos la vida. Al fin y al cabo, si conducimos con los faros, nosotros veremos lo que ellos nos dejen ver.

  1. Sin presión, que todo vaya rodado

Uno de los elementos más importantes de nuestro coche y al que menos atención solemos prestar. Siempre hay que procurar tener las presiones en el nivel adecuado, revisándolas al menos una vez al mes, ya que si no se hace pueden gastarse irregularmente y deteriorarse de forma prematura. Además, sin las presiones correctas las posibilidades de sufrir un reventón se multiplican.

Si llevamos nuestro vehículo a las revisiones pertinentes y además podemos controlar estos pequeños detalles que tenemos que tener en cuenta para prevenir averías mayores, alargaremos la vida de nuestro vehículo. Y si la reparación parece inevitable, tu taller Euro Repar más cercano es la mejor opción.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website