Descubre Guipúzcoa sin utilizar el GPS ¡y no te pierdas nada!

Se dice que no hay otro territorio en España en el que llueva tanto.

Pero no es cierto. Al menos no del todo.
Incluso cuando el verano más desolador derrite al resto de la península, los telediarios recomiendan hidratarse en abundancia y el calor obliga a tomar las sombras, las fuentes y las terrazas como si fuesen la Bastilla, en Guipúzcoa puedes estar media hora decidiéndote entre chubasquero y sudadera o sólo sudadera pero con katiuskas. Y todo para equivocarte.

Si los vascos pueden distinguirse del resto de la península por algo más que su gastronomía, su cultura centenaria o su idioma, es precisamente por su microclima.

Incluso en invierno, las temperaturas son más suaves que en el resto de España. Y es de agradecer.

Guipúzcoa se convierte así en un destino preferente al que escaparse en cualquier época del año. Eso sí, hasta en verano, la maleta debe incluir unas botas de agua y algo que proteja del viento y de la lluvia.

Por eso, te invitamos a realizar una ruta en coche en la que, además de mojarte, conocerás estrellas michelin, visitarás escenarios de series y descubrirás a uno de los mejores modistos del planeta.

 

San Sebastián (Donostia)

Nuestra ruta empieza en una de las ciudades más bonitas y singulares de toda España. Con tres playas, tres montes y una isla, esta perla del Mar Cantábrico acumula más estrellas Michelin por km2 que ninguna otra ciudad del mundo.

Aparca el coche y desabróchate el cinturón, porque visitar San Sebastián (Donostia en euskera) es abrirse a probar un sinfín de pintxos, recetas y platos.

Tres recomendaciones rápidas: el pintxo de tortilla del Zabaleta, la ración de tomate del Bar Nestor y la carta completa del Topa Sukaldería.

Puedes aparcar perfectamente en el parking del Palacio Kursaal o en de la Plaza Catalunya y, en caso de encontrarlos al completo, dirígete a la Estación de Autobuses donde siempre hay hueco.

Además de comida para “ganar algún que otro michelin”, en San Sebastián encontrarás mucha cultura. De ahí que se ganase el título de Capital Europea de la Cultura en 2016.

Vista panorámica desde el Monte Igueldo, en el que los más pequeños de la familia se encontrarán con una sorpresa increíble: un parque de atracciones.

 

Zarauz (Zarautz)

Dirígete hacia el oeste y en aproximadamente 25 minutos encontrarás una de las paradas obligatorias del surf nacional. Si bien sus aguas no son tan laureadas internacionalmente como las de Mundaka, Zarauz vive, respira y siente el surf en todas sus dimensiones.

Para la visita a Zarauz te recomendamos llevar un corta vientos. La fuerza del viento, tan creativa a la hora de cincelar su oleaje, puede llegar a ser desagradable en sus calles.

Un paseo por la playa de espigón a espigón, un café con vistas al mar o, dependiendo del tiempo, un buen bañito esquivando tablas, pueden ser la excusa perfecta para visitar la localidad.

 

Guetaria (Getaria)

 No necesitas desviarte de tu camino, Zarauz y Guetaria conectan a través de una carretera que bordea el mar.

Si ha existido un diseñador español que haya definido la moda a nivel mundial ese es Cristobal Balenciaga. El museo homónimo, ubicado en la localidad de Guetaria, recoge algunas de las prendas originales que el maestro de la aguja y el hilo concibió hace más de 100 años.

¿No te interesa demasiado el mundo de la moda? Guetaria te ofrece la oportunidad de ser testigo de una tradición que sobrevive a los nuevos tiempos: la pesca de bajura.

Si te informas con antelación, podrás asistir al amarre y descarga de buques pesqueros que traen pescado a las lonjas de la cofradía cada semana. Además de ver y oler el pescado, podrás comprarlo en la subasta o probarlo en uno de los numerosos restaurantes que salpican este pequeño pueblo marinero.

 

Foto de dos embarcaciones pesqueras atracadas en el puerto de Guetaria. Las barcas pequeñas, a la derecha de la imagen, reciben el nombre de “txalupas”.

 

 

Zumaya (Zumaia)

La localidad adyacente a Guetaria se ha hecho famosa por ser el escenario de Roca Dragón, lugar ficticio perteneciente al universo de Juego de Tronos en el que (SPOILER) Daenerys Targaryen y sus variopintos aliados trazaban la estrategia para hacerse al fin con el poder de los 7 reinos.

Además de frikis de la serie de J.R.R Martin, Zumaya atrae cada año a cientos de miles de interesados en geología, al albergar el geoparque del Flysch en el que se pueden observar estratos de la historia del planeta tierra como quién corta una tarta y mira el interior de sus capas.

Y para historia, la de la Ermita de San Telmo, asomada a un acantilado en frente del mar, desde el que se ve la playa de Itzurun. Te sonará porque se rodaron algunas escenas de la película “Ocho apellidos vascos”.

Lo dicho. Pasear por el Flysch es hacerlo por un época muy cercana a los dinosaurios y muy lejana a nuestros días.

 

Esperamos que, además de coger el chubasquero, hayas tomado buena nota de todos los motivos por los que es una buena idea hacer una ruta por la costa guipuzcoana.

Y recuerda que Eurorepar Car Service está presente en toda España con sus más de 720 talleres. Si haciendo una ruta con tu coche necesitas un taller de confianza, acércate a uno de los nuestros.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website