Cuidados a tener en cuenta si tu coche duerme en la calle

 

Como no todos nos podemos permitir un garaje, muchos coches duermen cada noche bajo las estrellas expuestos al frío, la lluvia, el hielo, la corrosión, los pájaros y también los amigos de lo ajeno.

aparcarmiento

 

¿Qué podemos hacer para proteger nuestro auto en estos casos? Aquí van una serie de consejos:

  • Al arrancar el motor después de una noche fría, nunca aceleres. Hay que mantenerlo un rato al ralentí para que el lubricante coja la temperatura adecuada y se distribuya por todo el motor. Y lo mismo vale para el líquido de frenos y el refrigerante.
  • Con el frío también sufre mucho la batería del coche, por lo que si lo aparcas habitualmente en la calle deberás revisarla con regularidad para asegurarte que está bien.
  • Si a la noche hiela, evita accionar el limpiaparabrisas mientras tengas la luna llena de escarcha, ya que la goma se deteriora. Para quitar el hielo, puedes utilizar una rasqueta o una tarjeta de crédito. Y encender el aire caliente en el interior del vehículo también ayuda.
  • No aparques bajo zonas arboladas para evitar en lo posible los “regalitos” de los pájaros, el polen y las secreciones de resina de los propios árboles.
  • Evita dejar a la vista objetos de valor que puedan atraer a los amigos de lo ajeno.
  • Pliega los espejos laterales: así reducirás las posibilidades de que un conductor, ciclista o peatón despistado se lleve por delante uno de tus retrovisores.
  • Al aparcar no te subas a los bordillos, ya que puedes descompensar las ruedas y las suspensiones, lo que a la larga supone que los neumáticos se desgasten más.

Tampoco olvides que durante el día el sol también deteriora la pintura y las partes de plástico –tanto externas como internas- del automóvil, por lo que es recomendable estacionar siempre a la sombra y proteger el salpicadero con un parasol.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website