Conoce toda la historia del coche autónomo

La revolución 4.0 nos hace pensar en vehículos que se conducen solos, pero la realidad es que el coche autónomo no es nada nuevo.

En este artículo no te contaremos lo que todos saben (historia, fabricantes…), sino que esta vez haremos una retrospectiva para conocer cuáles son los inicios del coche autónomo, donde nos remontamos a la teoría más acertada, la cual nos cuenta que los experimentos comenzaron a principios del siglo XX (¿ves que no es tan nuevo como pensabas?).

Y es que desde que se crearon los coches, se ha soñado con la conducción autónoma. Por eso, durante los años 20 una pequeña compañía realizó una demostración, un poco distinta a lo que vemos en la actualidad, algo más primitivo.

El funcionamiento del coche autónomo parece sencillo, pero en realidad es extremadamente complejo.

Pero el “boom” realmente comenzó en diciembre de 1926 con un sistema capaz de controlar el coche por radio. Aunque hay quienes afirman que un año antes se había realizado un experimento similar que habría utilizado la misma tecnología.

En 1939 todo cambió cuando Norman Bel Geddes presentó en la feria de Futurama la idea de coches eléctricos conducidos de forma autónoma en carreteras automáticas. Aunque no es lo que se ha hecho en la actualidad con los coches, sin duda, esto marcó un antes y un después en el proceso de creación y consiguió que muchas empresas aumentaran su interés por este tipo de transporte.

Ahora te presentamos al padre del coche autónomo: Ernst Dickmanns, el experto en inteligencia artificial que lideró la construcción del primer coche autónomo moderno. Usando tecnología avanzada con cálculos probabilísticos y computación paralela, creó una furgoneta en 1987 que logró conducir por una autopista sin conductor alcanzando velocidades de 100 km/h sin tráfico.

En 1994 este mismo hombre recorrió más de 1.000 kilómetros en la carretera de circunvalación que rodea la ciudad de París, incluso podía adelantar a otros coches y alcanzar velocidades de hasta 130 km/h.

En la parte técnica, un coche moderno no cambia mucho con respecto a lo ofrecido hace varios años, pero tecnológicamente, son muy superiores gracias a los avances y sistemas de control.

Tras estos experimentos, la Comisión Europea se interesó más en la idea y realizó una inversión para promover el desarrollo del coche autónomo. Gracias a este proyecto conocido como EUREKA Prometheus, en 1995 Dickmanns modificó un coche que alcanzó velocidades de hasta 175 km/h que tuvo un 95 % de trayecto de forma autónoma, mientras que solo se necesitó una intervención con tiempos medios de 9 kilómetros.

La agencia estadounidense ARPA fue otro de los precursores del coche autónomo, quien en el 2014 creó el DARPA Grand Challenge que consistía en un campeonato de coches autónomos.

¿Qué sucedió después?

Google tomó la delantera con la creación del Google Car que conocemos actualmente.

El Google Car solo dispondrá de un botón de encendido y una pantalla que mostrará la ruta que seguirá de principio a fin.

¿Sabes algo más sobre esta historia y lo quieres compartir? Déjanos tu comentario y con gusto lo incluiremos.

Y recuerda, no importa si tu vehículo es automático, manual o autónomo, si lo quieres tener a punto, no puedes dejar de traerlo a cualquiera de nuestros talleres Eurorepar Car Service para que nuestros profesionales hagan la revisión, mantenimiento y/o reemplazo de piezas.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website