Con extra de seguridad

 

Hay veces que menos es más. Existe una especie de vínculo entre los conductores y su vehículo que dicta que cuánto más seguro sea el automóvil, se produce más relajación e inconsciencia en el conductor. Todos hemos visto o incluso experimentado esa sensación de que, sin darnos cuenta, nos hemos puesto a 140 km/h por haber “dejado el pie en el acelerador”. Esa falsa sensación de relajación se ve producida por los sistemas de seguridad que año a año van incorporando los nuevos modelos. Sin embargo, por muy bien diseñado que esté un automóvil, si como conductores desconocemos el uso correcto de los elementos de seguridad, nuestras probabilidades tener algún percance al volante aumentan. En este post vamos a repasar alguno de estos sistemas de seguridad, desde los más comunes y no por ello menos efectivos hasta las últimas incorporaciones a esta lista de “salvavidas con ruedas”.

muñecos crash test

 

ELEMENTOS OBLIGATORIOS

SEGURIDAD EN CASO DE EMERGENCIA. Así se contemplan todos los sistemas que tenemos en nuestros vehículos. Su misión es, por encima de todo, ofrecer una garantía de seguridad en caso de accidente. Estar siempre preparados para cuando, inevitablemente, se dé la circunstancia.

  1. No todo es diseño.

¿Sabías que todos, absolutamente todos los diseños de coches que ves por la calle, responden a cuestiones de diseño pero sobre todo a requisitos de seguridad? El denominado chasis o estructura principal del vehículo, es en realidad un complejo sistema de células rígidas y de otras denominadas de deformación programada. Todo para garantizar la seguridad en caso de colisión.

  1. Cinturón. La mejor manera de anclarse a lo que importa.

Una “simple” correa capaz de reducir en un 65% tanto el riesgo de lesiones graves como de muerte. El cinturón está considerado como el primer y principal dispositivo de retención de nuestro vehículo, y existen varios tipos según su número de anclajes o su disposición (piloto, pasajero etc.) dada su importancia, desde 1983 es obligatorio en todos los vehículos.

  1. Airbag. Una explosión que salva vidas.

Un sistema que pese a su apariencia reduce un 68% el riesgo de muerte. Su misión es decelerar a los ocupantes amortiguando el impacto y  a su vez ayudar a mantenerlos en el interior del vehículo. Es un sistema obligatorio en todos los modelos desde 1990. Y existen varios tipos, desde el frontal mundialmente conocido, hasta laterales o incluso de cortina.

 

NUEVOS SISTEMAS DE SEGURIDAD.

PREVENIR ANTES DE CURAR. O dicho de otro modo, determinar en todo momento la importancia de la percepción. Este concepto radica en que todos los dispositivos deben trabajar individual pero también colectivamente creando así un entorno de protección pero sobre todo de reacción a la hora de encontrarnos con una situación de emergencia. Su misión no radica por tanto en el ahora sino en el antes, en la anticipación.

  1. TPMS (Tire-Pressure Monitoring System). ¿Conducir bajo presión? Pues claro.

Pero aclaremos, la presión no debe llevarla el conductor, sino los neumáticos. Este sistema se compone de un sensor en los neumáticos y detecta si su presión desciende más de un 25%. Aunque no lo creas, es un medio de seguridad muy útil, ya que podría evitar el 70% de los accidentes que se producen por fallo mecánico. Tal es su importancia, que desde 2012 todos los modelos nuevos deben llevarlo de manera obligatoria.

  1. LKS (Lane Keeping Support) . Pase lo que pase, no nos abandones.

Centrémonos. Así de sencilla podría ser la definición de este sistema eléctrico, que se compone de dos sensores y de una cámara que detecta las líneas de carril y que avisa al conductor si éste sobrepasa las líneas del carril sin accionar el intermitente. Piensa en las veces que hemos podido despistarnos y nos hemos visto demasiado cerca de la línea que delimita los bordes de la calzada.

  1. eCALL. La llamada más importante de tu vida.

Una de los últimos fichajes en materia de seguridad. Se llama eCall y es un sistema llamado a revolucionar la seguridad en la conducción como en su día lo hicieron el ABS o el Airbag. En caso de accidente, este dispositivo se activa e inicia de manera automática una llamada al 112. En situaciones donde el tiempo es vital, es uno de nuestros mejores aliados. Aunque su implantación aún es muy escasa, todos los modelos fabricados a partir de 2015 deben incorporar este poderoso aliado.

Sin duda alguna, todos ellos constituyen un equipo de seguridad de vital importancia durante cualquier trayecto que realicemos. Hay que destacar también que en los últimos años hemos podido disfrutar de sistemas que hace bien poco eran desconocidos o impensables. Aunque (y como hemos rezado al principio de este post) a la hora de subirse a un coche, el mejor medio de seguridad de todos… somos nosotros mismos.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website