Cómo limpiar tu coche por dentro y por fuera (2)

 

Vaya sudada, ¿no?

Limpiar tu coche por dentro puede ser una tarea muy mecánica y fácil, o un completo hastío del que te querrás escaquear.

Mientras frotabas, aspirabas, rociabas y secabas has estado intentando recordar las tarifas de limpieza que has visto de reojo alguna vez.

¿Era 12.99€ por todo el coche o solo por pasarle desinteresadamente la manguera? ¿qué decía más abajo sobre limpiarlo tú mismo?

Te enjuagas la frente con la manga y te dices a ti mism@ que “La próxima vez lo llevo allí y así fomento la economía local”.

Pero sabes que al final – casi –  nadie le va a prestar la misma atención que le pones tú.

Es más, con todos los productos químicos que habrás estado aspirando al limpiar tu coche por dentro, todo esto te empieza a recordar a aquellos viajecitos que se daba Walter White – de la serie Breaking Bad – a ninguna parte en medio del desierto.

Si terminaste de leer la entrada de hace un par de semanas, eso significa que ya casi has terminado. Sólo te queda lo más fácil, limpiar tu coche por fuera.

Respira aire puro.

Ábrete una lata de coca-cola ¡pero no te la bebas del todo!

La vamos a utilizar después.

 

Carrocería

El metal y capa de pintura que revisten el exterior de nuestro vehículo son más sensibles de lo que creemos.

Prueba de ello es que pocos coches luzcan brillantes y como nuevos un par de meses después de haberse comprado (si duermen en exterior).

La climatología peninsular es bastante moderada, pese a las apocalípticas noticias de granizadas en Sevilla, tornados levantinos, termómetros rozando los 30ºC en el norte y señoras echándose las manos a la cabeza.

“¡¡¿Pero qué es estoooo?!!”

Sin embargo, eso no quita para que un coche en exterior sufra – y mucho – los efectos adversos del clima.

En ciudades cercanas al mar o frente a la costa, el salitre es el mayor enemigo de la carrocería ya que al ser un ácido se come la pintura sin que te des cuenta de ello. Pero no es el único agente marino externo al que tenemos que prestar atención.

“Camarero, pónganos una carrocería para cuatro, que aquí mis compañeros vienen del otro lado del océano y tienen hambre”. Parece que el salitre va a darse un buen banquete.

La arena, ese polvo tan fino que es capaz de acompañarnos en el fondo de una mochila durante temporadas y temporadas, puede rayar el exterior de nuestro vehículo si no lo soplamos con un cañón de aire antes de pasar un paño por encima.

En cuanto a las grandes ciudades, la lluvia ácida y el polvo son otros factores que deberemos considerar.

¿Cómo cuidar el exterior de nuestro vehículo?

 

Agua, jabón y paciencia.

Te recomendamos usar agua tibia y frotarla suavemente con una esponja para retirar con esta el polvo y los insectos adheridos al parachoques.

Más tarde, deberás aplicar una capa de jabón detergente no corrosivo y frotar con suavidad. Enjabónalo hasta que tu coche desaparezca bajo la espuma y aclarar con la manguera y el agua tibia.

Para darle un mejor cuidado, te recomendamos aplicar cada cierto tiempo una cera restauradora sobre la pintura. No cuestan demasiado dinero, están disponibles hasta en grandes superficies y te garantizan un buen resultado incluso si no eres muy manitas. Aplicar, frotar y retirar el exceso.

 

Luna, cristales, espejos y faros.

Para limpiar estas superficies te recomendamos primero enjuagarlas con agua y frotar suavemente con una bayeta o una fregona.

En caso de estar muy sucio – bien o porque vives en una ciudad muy contaminada o porque te gustan las aventuras off road – limpia con un jabón detergente y agua caliente, y antes de que seque repasa con una toalla de papel para no dejar marcas.

Esponja, agua templada y música de Al Green. Haz que tu coche sepa que estás enamorad@ de él mientras lo limpias.

En cuanto a los cristales, te recordamos que el líquido limpiacristales suele ser uno de los que más se recambian. Y que puedes llegar a cometer una verdadera atrocidad rayando tu propio cristal si en el parabrisas ha quedado incrustada arena, gravilla o piedrecitas y te da por accionarlo sin suficiente líquido limpiaparabrisas en el depósito.

 

Neumáticos y llantas

Primero te explicaremos cómo limpiarlas de manera profesional y seria, y después cómo sorprender a los más peques de casa mientras se les recuerda que el azúcar, la cafeína y la “formula secreta” de su refresco favorito no pueden tener muchos beneficios para sus dientes y estómagos si son capaces de limpiar el exterior de una rueda.

La manera profesional consiste en limpiar la cara exterior del neumático y la llanta con agua a presión o, en su defecto, con una manguera de agua y de cerca.

Tras dejar que el agua se seque, repasaremos con una toalla de papel seca y aplicaremos un producto de limpieza específico en la llanta.

Repetiremos este proceso rueda a rueda.

Si limpias tu coche de arriba abajo, cuando te toque “atacar” a las llantas y ruedas, la suciedad que haya podido quedar incrustada estará reblandecida y será más fácil de quitar.

 

El truco del refresco de Cola.

Desde Eurorepar Car Service miramos por tu satisfacción, por tu coche y por tu bolsillo. Y queríamos aprovechar para explicarte un método muy económico para dejar los neumáticos como nuevos si no te apetece desplazarte a por un producto específico hasta la gasolinera.

Se trata de frotar refresco de cola en el exterior de los neumáticos y frotar a continuación con un cepillo suave. Después se aclara con agua templada y se vuelve a repetir el proceso. Es casi mágico.

Si bien es verdad que esta es la bebida número 1 en todo el mundo, como producto de limpieza no deja nada que desear.

 

Existen miles de trucos más para ahorrar dinero.

Uno muy común es dejar tu coche en manos de un taller pirata, no homologado o sin una licencia.

Desde Eurorepar Car Service, os aconsejamos que no acudáis a este tipo de “Servicios Profesionales” ya que, no es que no sean de fiar, es que muchas veces no saben ni lo que están haciendo debajo del capó.

 

Confiando tu vehículo a nuestra red de talleres, no solo conseguirás el mejor precio del mercado, sino que podrás tener la certeza de que está en las manos de profesionales titulados y con muchos años de experiencia.

Nos despedimos no sin antes desearos unas felices fiestas y mucha paciencia en la carretera. ¡Lo importante es llegar, tomároslo con calma y sin prisas!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website