Cómo limpiar tu coche por dentro y por fuera (1)

Qué recuerdos aquellos de infancia. Qué veranos tan eternos.

3 meses de vacaciones de verano, 3 meses de libertad asilvestrada, de recreos infinitos y de horas muertas que tus padres tenían que rellenar de alguna manera.

A cambio de un billete de 1.000 pesetas, o para los lectores más jóvenes, de 10 euros, te daban una esponja, un trapo y un cubo lleno de agua con jabón, y eras la persona más feliz de todo el barrio o el pueblo.

Frota que te frota, limpia que te limpia; todo para cumplir con tu pequeño trabajo: dejar impoluto vuestro coche familiar. Algo que nunca pasaba.

Tus padres, a cambio, obtenían un coche semi-limpio y un más que merecido rato de descanso. Pero aún y todo tú aprendiste dos cosas: que el dinero no crece en los árboles y que limpiar un coche no es una tarea tan fácil como te gustaría.

Ahora, dueño de tu propio coche, recuerdas con nostalgia aquella época en que te daba igual comer de todo en los asientos traseros, entrabas lleno de barro después de un partido de fútbol o pegabas chicles debajo del asiento – vaya riña cuando te pillaron.

Cuántas cosas echas de menos de tu infancia, ¿verdad? Una que seguro que no: ser tan bajito que no te lleguen los pies al acelerador.

 

 

Desde Eurorepar Car Service queremos explicarte cómo puedes limpiar tu coche, por dentro y por fuera, y que quede lo mejor posible.

Y, antes de nada, y más si esta es tu primera vez limpiando a fondo tu coche, te recomendamos que trates de asimilar toda esta rutina de limpieza.

 

Empieza desde dentro

 Saca todo lo que haya en su interior.

Dependiendo de tu estado civil y el tamaño de tu coche, desde botellas de champán, revistas de coches; a la sillita de retención del bebé, los escurridizos envoltorios y papelitos, o aquella pelota hinchable que echasteis de menos durante el verano.

 

Alfombrillas

Sácalo todo. Incluidas las alfombrillas, que tienes que sacudir con las puertas del coche cerradas.

Cuando estén más o menos limpias, enciende la aspiradora – no importa si es una normal, una portátil o una industrial – y succiona gravilla, hojas, pelo y cualquier cosa que puedas encontrar en las alfombrillas.

Diluye 5 partes de agua por una de detergente suave o jabón en un cubo, y limpia las alfombrillas a conciencia. Después déjalas secar al sol mientras sigues con el aspirador.

 

Juega a “Dora la Aspiradora”

Ahora que tienes el coche libre de objetos, entra a machete con la aspiradora. En cada esquina, en cada pliegue de la tapicería, no dejes rincón sin absorber.

No hagas esto a última hora de la noche después de un día duro de trabajo, tu cuerpo necesita girar en ángulos insospechados y torcerse más que un espectáculo del Cirque du Soleil para que tú y la aspiradora lleguéis.

Ayúdate de un cepillo suave para frotar barro, manchas, pelo (si tienes mascota) y cualquier residuo que haya quedado adherido a tapicería o superficies, y vuelve a aspirar por la zona.

 

Invierte en un aspirador portátil si no tienes uno aún. Es una herramienta de lo más práctica sobre todo si no pasas mucho por casa.

 

Salpicadero vs. Tapicería vs. Cristales

Ahora comienza el trabajo de verdad.

Compra tres trapos de microfibras – puedes encontrarlos en packs de distintos colores en la sección de limpieza de cualquier supermercado y por menos de 2€ – y, por ejemplo, destina el naranja al salpicadero y partes de plástico, destina el azul clarito a los cristales y el verde a la tapicería e interior textil del coche.

Es importante que tengas tu propio código de colores, ya que cada una de estas superficies requiere un producto específico y mezclarlos no es recomendable para tu coche.

Con el naranja, frota primero con agua templada y una gota de jabón por todas las superficies, especialmente sobre las plásticas y en concreto, las del salpicadero.

Después, aclara con agua el trapo naranja y utilízalo de nuevo para aplicar un acondicionador de plástico.

Puedes encontrar este producto en cualquier gasolinera y pese a que su precio supera a veces los 20€, merece mucho la pena comprar uno y llevarlo siempre en el coche. Este producto te ayudará a mantener esa apariencia de nuevo en tus asientos

Con los cristales sé un poco más delicado, no vayas a rayarlos.

Aunque no lo creas, la humedad que los empaña los ensucia poco a poco y disminuye tu visibilidad al volante.

Aplica sobre ellos un limpiacristales convencional sobre el trapo de microfibras azul y limpia con suavidad. Repasa con una toallita de papel seca para que no queden manchas de líquido. ¡No olvides los espejos retrovisores!

Otra superficie a la que debes considerar cristal y trapo azul es la de la pantalla de tu navegador GPS y los cuenta kilómetros.

 

Toca ponerse con la tapicería, tanto si es de tela, poli-piel o cuero, repite el mismo proceso que con el trapo naranja. Empapa el trapo verde con agua templada y una gotita de jabón detergente, y después aplica un producto específico.

Puedes llamar al fabricante para consultar cual es el más adecuado para tu modelo de coche.

 

Ahora tómate un respiro.

En las próximas semanas te explicaremos cómo terminar la faena limpiando tu coche por fuera. Recuerda que la suciedad puede resultar muy peligrosa si llega a partes más delicadas de tu vehículo, como el motor, la correa de distribución o el tubo de escape.

En tal caso, deberás traer tu coche a un Taller Eurorepar Car Service para que lo pongamos a punto al mejor precio.

 

 

 

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website