Cómo conducir en ciudad (y no desesperar en el intento)

Atascos interminables, obras traicioneras, la molesta doble (¡y triple!) fila, peatones “despistados”, media hora buscando sitio para aparcar…

Seguro que estás de acuerdo: conducir en ciudad en muchas ocasiones puede acabar con la paciencia.

Sin embargo, podemos aplicar unos consejos para que todo sea un poquito más fácil y puedas disminuir el estrés al volante.

Conducir en Ciudad

Anticípate al atasco. Sal de casa con tiempo suficiente y ten alternativas para llegar a tu destino. Si aun así, te ves atrapado en uno, no pierdas los nervios y respeta siempre la distancia de seguridad, además de evitar cambiar constantemente de carril (está demostrado que no avanzarás más rápido).

No aparques en cualquier lado. Además de molestar a otros conductores, estacionar en prohibido puede acarrearte importantes multas o, incluso, que la grúa se lleve tu coche.

Los intermitentes, imprescindibles. Úsalos siempre y con suficiente antelación al girar o cambiar de carril.

En las rotondas, mucha atención. Evita disgustos y malas caras respetando escrupulosamente el orden de circulación.

¡Cuidado con las motos y las bicis! Respeta sus carriles y presta especial atención a no tenerlas en un ángulo muerto de tu retrovisor.

Como ves, se trata sobre todo de una cuestión de actitud y respeto. ¡Y entre todos haremos una ciudad más “circulable”!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website