Claves para conducir con calor

¡Ah, el buen tiempo, cómo nos gusta a todos! El sol, la piscina, la playa…

Sin embargo, es cierto que conducir en los meses de julio y agosto puede convertirse en un “infierno” debido a las altísimas temperaturas que, además, suponen un gran peligro: circular con más de 24°C produce somnolencia y fatiga, aumentando el riesgo de accidente.

conducir con calor

 

  • Descansa bien. Siempre es importante iniciar un viaje descansado. Pero con calor, mucho más. Por eso, duerme bien y no consumas medicamentos o alcohol en las horas previas. Huye también de las comidas copiosas.
  • Evita conducir en las horas centrales del día. ¿Sales de vacaciones? Si es posible, ponte en marcha a primera hora, sobre las 6:30 h, ya que son los momentos más frescos de la jornada.
  • Para cada dos horas. Estira las piernas y bebe agua o refrescos fríos. ¡Verás qué bien te sienta!
  • Haz un uso inteligente del aire acondicionado. Trata de mantener una temperatura en el interior del coche de entre 19°C y 24°C, vigilando que el aire no te impacte en el pecho o en la cara. Y si no tienes aire acondicionado, baja un poco las ventanillas.
  • Viste cómodo. Usa ropa fresca y holgada. Y nunca, nunca conduzcas con chanclas, pues el pie se puede resbalar.
  • Utiliza gafas de sol. Te protegerás de la radiación solar y de los reflejos.
  • Aparca en la sombra. Si no tienes prisa, dedica unos minutos a buscar un sitio en la sombra para dejar el coche. La diferencia cuando vuelvas a por él será de hasta 15°C menos que si lo hubieras dejado al sol.
  • ¡No dejes a los niños dentro del coche! Ni cinco minutos ni siquiera uno. En los más pequeños la temperatura corporal sube más rápido que en los adultos y podrías llevarte un gran susto en un abrir y cerrar de ojos. ¡Y lo mismo para tus mascotas!

 

Feliz viaje… ¡Y felices vacaciones!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website