Amaxofobia o miedo a conducir. ¿Qué es y cómo evitarlo?

Para algunos, conducir puede ser divertido, mientras que para otros puede ser muy estresante. Hay quienes pueden sufrir de ansiedad e incluso, ataques de pánico cuando van a conducir o con solo pensar que lo harán, pero no solo se trata de la desconfianza a la conducción propia, también es miedo al comportamiento de los otros conductores.

Puede que no conozcas ningún caso de “amaxofobia” o fobia a conducir, pero la realidad es que entre un 20 y 30% de conductores en España lo sufren, así es, se trata de un problema más habitual de lo que parece.

La palabra “amaxofobia” proviene del griego y significa: amaxa «carro» y fobia «temor»

 

Aquí te explicaremos mejor de qué se trata y cómo se puede solucionar:

La amaxofobia puede provocarse por haber sufrido algún accidente o, simplemente, por el hecho de que no te guste conducir. En las grandes ciudades, suele suceder que no se tenga que recurrir al coche periódicamente y a la larga, los conductores terminan cogiendo miedo al no saber manejarlo.

Otro factor es la edad. Sí, cuanto más crecemos, también lo hacen nuestras preocupaciones. Algunos de los casos pueden aparecer por llevar a los hijos en el coche y tener miedo a un accidente con ellos, pensar en tener un infarto en carretera después de haber sufrido uno anteriormente, entre otros.

Quienes sufren de amaxofobia suelen ser personas mayores de 40 años, en su mayoría mujeres. ¿Por qué? Básicamente porque en la actualidad sigue siendo considerado un “acto masculino” y algunos se niegan a admitir que tienen miedo a conducir. Aunque, sin duda, hay muchos casos de hombres que desarrollan esta fobia.

 

Síntomas:

Nerviosismo, ansiedad, falta de aire para respirar, sudoración en las manos, aumento del ritmo cardiaco, temblor o dolores musculares. El temor hace percibir a la persona que es incapaz de afrontar la conducción, además, siente que pierde facultades.

La amaxofobia puede superarse con terapia psicológica cognitiva-conductual.

 

¿Cómo superarlo?

Para los que tienen esta fobia, tenemos una gran noticia, es totalmente tratable y superable. La primera parte de este proceso es conocer cuál es la raíz del miedo, es decir, cómo surgió. Una vez que se conozca esto, será posible tratarlo a través de tres niveles:

  • Eliminar los pensamientos negativos:

Consiste en sacar los miedos de la mente, esos que dicen que tendrás un accidente, que te van a pitar, que tus frenos no funcionarán, entre otros.

  • Control de reacciones:

El miedo puede tensionar o estresar al conductor, por lo que se trabajan técnicas de relajación y ejercicios de autocontrol que permitan manejar el nerviosismo y la ansiedad que con el tiempo desaparecerá.

  • Hacerle frente al problema:

Esto no se trata de un enfrentamiento inmediato para conducir, es algo gradual, sin presión ya que eso puede estresar más a la persona con amaxofobia. La idea es que poco a poco comience a utilizar el coche, para que vaya generando autoconfianza.

Con estas 3 fases, un poco de práctica y ganas de superar el temor, es posible lograrlo. Actualmente hay muchas autoescuelas que tienen cursos de reciclaje, que sirven para reforzar las habilidades de los conductores que ya tienen el carnet, pero no han conducido hace mucho tiempo o tienen fobia.

Si la persona intenta sobrellevar su ansiedad, normalmente decide conducir si va acompañada de un copiloto.

 

Conducir, sin duda, es apasionante para muchos, pero si este no es tu caso, no olvides que el coche debe arrancarse periódicamente y, puedes pedirle a alguien que lo lleve a un taller para que se realice la revisión general y así evitar inconvenientes a futuro. Recuerda que en Eurorepar Car Service dejaremos tu coche en las mejores condiciones, porque estamos comprometidos con tu seguridad.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website