Larga vida a la batería

Como sabes, las baterías tienen fecha de caducidad. La duración media oscila entre 4-5 años, pero siguiendo algunos hábitos sencillos, puedes prolongar y optimizar el rendimiento de este componente que, en mayor o menor medida, siempre se nota en el bolsillo. ¿Algunos ejemplos?

Las temperaturas y el tipo de uso del vehículo, fundamentales.

Las temperaturas extremas no sientan bien a las baterías. Especialmente cuando son muy bajas. Los expertos aconsejan evitar que el vehículo permanezca aparcado durante muchas horas a temperaturas inferiores a 5ºC, o superiores a 30ºC.

 

foto 1

 

Por otro lado, combinar trayectos largos y cortos, ayuda. Si tenemos en cuenta que el arranque es el momento más exigente para la batería, y que después hacen falta al menos 10 kilómetros para que se recupere por completo, nada como salir a carretera de vez en cuando. Además, los trayectos cortos a bajas revoluciones no permiten que el alternador cargue correctamente la batería.

¿Y si usas poco el coche? Acuérdate de dar una vuelta de vez en cuando. En vehículos que permanecen parados durante periodos prolongados, la batería se descarga. Para evitarlo, será suficiente circular por carretera al menos 30 kilómetros una vez al mes.

 foto 2

 

Cuidar el alternador es cuidar la batería.

Si el alternador no genera suficiente energía, no recarga correctamente la batería. Pero si sobrecarga la batería, provocará un desgaste acelerado. ¿Cómo mantener ese equilibrio?

El alternador proporciona energía al vehículo en marcha, de manera que si llevamos conectados o activados muchos componentes eléctricos, puede requerir la “ayuda extra” de la batería y reducir su vida útil.

Por el contrario, si con el motor apagado tenemos encendidas luces, radio, navegador, aspirador, etc., el vehículo acelera el consumo de batería. Y si lo arrancamos con la radio, climatizador u otros sistemas eléctricos conectados, la batería se resiente más de lo debido.

Importante: no olvides comprobar con cierta regularidad el estado de la correa del alternador. Si se rompe, la batería no se cargará. Y respecto a la batería, vigila los bornes. Si presentan costras o manchas blancas, se trata de óxido o sulfato y deben eliminarse porque afectan al rendimiento. Para evitar que aparezcan, existen productos específicos como aerosoles o vaselinas.

En definitiva, mantener algunos hábitos no solo nos ayudará a prolongar al máximo la vida útil de la batería, sino que también a evitar sorpresas. Por eso te aconsejamos acudir ahora a tu taller Euro Repar Car Service más cercano y revisar tu batería, podrás además entrar en el sorteo de 1 cámara de fotos HD y un fin de semana, para dos personas, en cualquiera de los Paradores nacionales. Cuentas con más de 700 talleres en toda España para encontrar el asesoramiento de especialistas y, si fuera necesario, el modelo más adecuado para tu vehículo a un precio especialmente competitivo.

Revoluciona la conducción eficiente

Todos los conductores tenemos en la cabeza una serie de normas para conseguir una conducción eficiente y de esta manera, poder ahorrar en combustible: llevar la presión adecuada en los neumáticos, frenar de forma paulatina, evitar acelerones bruscos, no circular a más de 110 km/h o conducir en marchas largas, revolucionando lo menos posible el vehículo. Pero, ¿es bueno conducir a pocas revoluciones? Salvo en primera y en segunda, un motor de gasolina no debe girar a menos de 1.500 revoluciones por minuto y un diésel, a menos de 1.300.

Teniendo en cuenta estos datos, la clave está en llevar una velocidad constante: si conduces en llano y en una autopista, utilizar las marchas largas y a pocas revoluciones (2.000 rpm) es una buena opción porque la propia inercia hace parte del trabajo y el motor no se ve forzado. En cambio cuando conduces en ciudad o con cambios de nivel pronunciados, tendrás que acelerar el coche o usar marchas cortas (y por lo tanto revolucionarlo) para no hacer sufrir al motor.

De todas formas, es fácil notar cuando el motor se ahoga: si aceleras y el vehículo no responde, sino que vibra o da pequeños tirones, estás forzando el coche por conducir a bajas revoluciones. En cambio si el vehículo reacciona a la mínima presión del acelerador, estás conduciendo de forma adecuada, sin forzar el motor.

 

foto 1

Aprovecha tramos rectos para revolucionar el vehículo y eliminar impurezas.

 

Averías por revolucionar poco el coche

Los problemas mecánicos que se originan al ahogar constantemente el motor de tu coche pueden ser graves. Además, en los motores diésel los propulsores generan mucha suciedad que a bajas revoluciones no se expulsa de forma eficaz. A continuación, te mostramos algunas de las averías que pueden producirse por esta causa:

Deformación de la junta de la culata: Cuando conduces a pocas revoluciones te ves obligado a pisar el acelerador a fondo, aumentando la temperatura en la cámara de combustión y las posibilidades de que la junta de la culata falle. Esto puede ocasionar que se deforme y que tengas que sustituirlo.

Desgaste de los cilindros: A pocas revoluciones y con el pedal casi en el suelo, el pistón deja de subir y bajar recto rozando las paredes del cilindro. El resultado es un desgaste prematuro de los cilindros provocado por la fricción y las altas temperaturas.

Obstrucción de la válvula EGR: si conduces siempre a un régimen de vueltas muy bajas, la válvula encargada de la recirculación de gases puede obstruirse con facilidad.

Agarrotamiento del turbo: de igual forma, una conducción a bajas revoluciones provoca un exceso de carbonilla que agarrota los mecanismos del turbo. Si esto ocurre, no te quedará otra alternativa que limpiarlos.

Problemas con el filtro antipartículas: el motor a bajas revoluciones no es capaz de expulsar las impurezas de forma eficaz a través de los propulsores, y el exceso de hollín puede causar problemas: los filtros se taponan, se llenan de partículas y se producen más regeneraciones electrónicas (limpiezas automáticas del filtro) de las recomendables. Además de aumentar el consumo de combustible y que se mezcle con el aceite bajando por el cárter, el filtro empezará a fallar y será necesario cambiarlo o sustituirlo en el taller.

 

foto 2

Excepto en las primeras marchas, los coches no deben ir a menos de 1.300-1.500 rpm

 

¿Cuándo debo revolucionar el coche?

La mayoría de los problemas mecánicos que hemos comentado anteriormente se producen por la suciedad acumulada al circular habitualmente a menos de 2.000 revoluciones por minuto, especialmente con los diésel. Por ello, es necesario aprovechar diversas situaciones para revolucionar el vehículo momentáneamente y, de esta forma, eliminar el exceso de carbonilla.

Pendientes ascendentes: en tramos de pendiente ascendente pronunciada, si el coche no es capaz de mantener una velocidad constante en quinta marcha, es necesario reducir y revolucionarlo con el fin de regenerar el filtro manualmente. De esta manera, no ahogarás el motor.

Incorporaciones: aprovecha las incorporaciones a autovías y autopistas para revolucionar el coche. Además de conseguir la velocidad necesaria para incorporarte a la vía sin entorpecer el tráfico, limpiarás de impurezas la línea de escape.

Adelantamientos: Además de limpiar el motor de impurezas, subir el cuentarrevoluciones bajando de marcha facilitará un adelantamiento a otro coche, ganando rapidez y seguridad en la maniobra.

Pendientes descendentes: en este tipo de tramos conviene circular en marchas cortas. El freno motor nos servirá para preservar las pastillas de freno y eliminar la suciedad acumulada en la línea de escape. Circular por cuestas en punto muerto es una costumbre desastrosa y poco inteligente: fuerzas las pastillas de freno y gastas más combustible.

Autovías y autopistas: si circulamos habitualmente por tramos urbanos, cada cierto tiempo es necesario revolucionar el coche en carretera durante unos 15-20 minutos. De esta forma, el motor expulsará la suciedad que quede acumulada.

Y tan importante es cuidar el motor conduciendo con las revoluciones adecuadas, como hacer todas las operaciones de revisión y mantenimiento pertinentes para optimizar las prestaciones de tu vehículo y alargar su vida útil.

En Euro Repar Car Service, gracias a la Operación Vuelta al Cole, tienes hasta un 20% de descuento inmediato en piezas de sustitución, como pastillas y discos de freno, filtros o el motor de arranque. Además, disfrutarás de un fantástico kit de regalo. ¿Te lo vas a perder?

 

foto 3

Uno de los principales problemas de conducir a pocas revoluciones es la suciedad que se acumula en la línea de escape.

Cambiar tú mismo el neumático: siempre hay una primera vez

Tarde o temprano, todo conductor que circule con cierta regularidad tendrá que enfrentarse al problema de desmontar un neumático reventado o pinchado y volver a montar el de repuesto, si no quiere llamar a la grúa y que le solucione el percance, con los posibles costes económicos y la pérdida tiempo que ello conlleva.

Cambiar el neumático de un vehículo no es lo más fácil del mundo pero tampoco es algo imposible. Por eso si alguna vez te ves en esta situación, a continuación te mostraremos las herramientas necesarias y los pasos que tienes que dar para hacerlo correctamente.

 

foto 1

La llave de 4 vías sirve para desenroscar las tuercas del neumático sin mucha dificultad.

 

El cambio de neumático, paso a paso.

Antes de nada, deberás asegúrate de disponer de todas las herramientas que necesitarás para cambiar el neumático, herramientas que por defecto debería incluir tu vehículo en el maletero: una llave de tuercas de 4 vías, un destornillador, un gato o jack y, obviamente, un neumático de repuesto. Una vez te asegures de disponer de estos elementos, sigue los siguientes pasos:

Abrir el tapacubos de la rueda: utiliza el destornillador para abrir el tapacubos de forma rápida y eficaz, esto te permitirá ver las 5 tuercas de la rueda que deberás aflojar.

Desenroscar las tuercas: en este momento, deberás utilizar la llave de 4 vías (con forma de cruz) para desenroscar las tuercas. Pero es importante saber que no debes quitarlas, solo aflojarlas, para poder desencajar más tarde el neumático averiado del eje. Si no puedes desenroscar las tuercas con la mano, prueba apoyándote con el pie.

Utiliza el gato: localiza el gato en el maletero para poder levantar el vehículo. Resulta fundamental colocar esta herramienta justo en la ranura correspondiente del bajo de tu coche, de esta forma evitarás que el gato se desprenda del coche. También asegúrate de que el neumático se levante hasta dos dedos del suelo.

Quitar las tuercas y sacar el neumático: cuando tengas el neumático en suspensión gracias al gato, termina de desenroscar las tuercas que aflojaste antes para poder extraer el neumático averiado y sustituirlo por el de repuesto. Deja la rueda que has cambiado en el mismo sitio de donde sacaste la nueva. En este proceso las manos suelen manchase de hollín y grasa, así que ten cuidado si no quieres ensuciarte en exceso.

Coloca la nueva rueda, baja el gato y pon los tornillos que habías quitado anteriormente: introduce el neumático de repuesto sin problema y baja el gato para que la rueda entre en contacto con el suelo. Luego, asegúrate de que los tornillos que habías quitado antes estén perfectamente puestos y que el neumático esté bien sujeto al coche. Si has seguido estos pasos…  voilà: ya has podido cambiar el neumático tú solo.

 

foto 2

Asegúrate de colocar el gato en la ranura correspondiente al bajo de tu coche.

 

Consejos y recomendaciones

Una vez hayas puesto la rueda de repuesto no debes, ni puedes, olvidarte del asunto sin más. Un neumático de repuesto te garantiza unos 70-80 kilómetros de autonomía pero no más. Por lo tanto deberás sustituirlo por uno nuevo con las mismas especificidades del anterior: debe ser de la misma marca, tener el mismo perfil o estructura, los mismos índices de velocidad/peso y las mismas dimensiones.

Por último, para mejorar las prestaciones de tu vehículo te recomendamos montar 4 neumáticos idénticos o semejantes. De lo contrario, es posible que uno de los trenes no responda tan rápido o de la misma manera que el otro, lo que dificultará el control y la manejabilidad del coche.

En Euro Repar Car Service, cuentas con profesionales expertos en la mecánica de tu vehículo, y el cambio de neumáticos no es una excepción. Además, los nuevos neumáticos Reliance de Euro Repar Car Service te ofrecen la mejor relación calidad – precio: gran durabilidad, ahorro de carburante, seguridad, adherencia en pavimento mojado y buena calidad acústica.

 

Foto 3

Una vez hayas colocado la rueda de repuesto, asegúrate de fijar bien los tornillos del tapacubos.

Leasing, una alternativa más interesante.

Quizá ha llegado el momento de comprar o renovar tu coche, y seguro que en lo primero que piensas es si te conviene el diésel o la gasolina, un eléctrico o mejor un híbrido enchufable… Pero antes de plantearte comprar un coche, plantéate por qué el leasing es más interesante y rentable que la compra.

La financiación de un vehículo ha cambiado mucho en los últimos años, ya no es necesario pagar el valor íntegro del coche porque existen alternativas más flexibles que te permitirán estrenar coche nuevo sin la necesidad de pagar su totalidad y lo que es mejor, sin la necesidad de atarte a él durante cinco, diez o más años. Sin embrago, muchos usuarios no entienden qué ofrece exactamente este servicio o lo confunden con el renting. Si es tu caso no te preocupes, a continuación intentaremos resolver todas tus dudas.

 

foto 1

El leasing te ofrece una gran flexibilidad a la hora de financiar o alquilar un vehículo.

 

Tipos de leasing y diferencias con el renting.

El leasing va un paso más allá del alquiler de un vehículo por la flexibilidad que ofrece: por medio de un contrato, este servicio te permite comprar el coche al final del mismo si lo consideras necesario. Además, tienes la posibilidad de renovarlo, cambiarlo por otro coche de alquiler con las mismas condiciones o cerrarlo y terminar el contrato de leasing.

En cuanto a los tipos de leasing, nos encontramos con dos modalidades:

Leasing cerrado: al finalizar el contrato, siempre y cuando el vehículo cumpla las condiciones y normas establecidas, podrás devolver el vehículo sin problemas.

Leasing abierto: al finalizar el contrato, si el vehículo no incumple ninguna de las normas establecidas, estarás obligado a comprarlo. Esta opción es interesante si estás convencido de que quieres tener un modelo concreto.

Las diferencias más importantes entre renting y leasing son los gastos de mantenimiento y servicio: con el renting se incluyen todos los gastos que firmes en el contrato, mientras que con el leasing se cubre la cuota mensual del alquiler y nada más.

Como cliente final debes saber qué es lo que te conviene más, si eres autónomo o posees una empresa, la mejor opción es aquella que te permita desgravarte de impuestos y cambiar de vehículo cuando finalice el contrato. Como particular, debes valorar qué es lo que más te conviene, ¿comprar un coche a cinco o diez años, o contratarlo mediante alguna de estas modalidades y renovarlo cada dos o tres años?

 

foto 2

Compra, renueva o cancela tu contrato de leasing según lo que más te interese.

 

Ventajas y desventajas del leasing.

Estas son las principales ventajas para contratar este servicio:

Tienes la opción de poder conseguir un coche nuevo cada pocos años.

En muchos casos- aunque todo depende de las condiciones, los pagos mensuales son más bajos comparados a la financiación de un vehículo.

Disfrutarás de la conducción de un coche más caro por menos dinero.

El pago inicial generalmente es cero.

Disfrutarás de beneficios fiscales para autónomo o con uso del vehículo para negocio.

Y estas, son sus principales desventajas:

No eres el auténtico dueño del coche a no ser que te decidas a comprarlo al final del contrato.

Tendrás que llegar a un acuerdo para fijar un máximo de kilómetros al año, con penalización si se incumple.

Si quieres terminar el contrato antes de tiempo, tendrás que asumir un coste adicional.

Normalmente, el seguro es más caro para los vehículos de alquiler, y pese a la flexibilidad que ofrece este servicio, el leasing no es una excepción.

Según sea el contrato, puede haber gastos extra al finalizar el contrato por desgaste de piezas, averías o un mantenimiento deficiente.

Con independencia del tipo de contratación que elijas para tu vehículo, desde Euro Repar Car Service queremos ayudarte a ahorrar también de otra manera… Para ello hemos lanzado el Club de Ventajas ERCS: nuestro nuevo portal con el que disfrutar más, te costará menos: oportunidades, ofertas, descuentos e infinitas posibilidades de ocio y entretenimiento con primeras marcas, te esperan.

Regístrate gratis y empieza a disfrutar https://clubventajasercs.ventajasvip.com/ ¡No te lo puedes perder!