El calor puede averiar tu coche en verano.

En los últimos post hemos visto cómo el calor puede disminuir nuestra capacidad para conducir. Hoy, en Euro Repar queremos avisarte de las partes del coche que más sufren las altas temperaturas, y por tanto, son más vulnerables de averiarse.

avería en carretera

Los neumáticos. En verano el asfalto puede alcanzar alturas inimaginables y los neumáticos están en roce constante, provocando que se vayan deteriorando. Por eso, es importante que el dibujo esté en buen estado y tengan la presión adecuada, para evitar reventones.

El motor. Los largos viajes a altas temperaturas influyen en el rendimiento del motor, que necesita que el líquido refrigerante esté en buen estado y entre el máximo y el mínimo.

El sistema eléctrico. En verano abusamos mucho de la batería del coche, sobre todo por el uso del aire acondicionado. Su desgaste puede dañar a partes del sistema eléctrico e incluso descargar totalmente la batería.

El aire acondicionado. Es normal que abusemos del aire acondicionado en estas fechas, pero realizar un correcto uso, nos puede evitar averías en el desgaste de los conductos, en los filtros o en el compresor del aire.

Los frenos. En esta época de viajes y escapadas, no tenemos en cuenta que cargar en exceso el coche, puede traer consigo alguna avería. Los frenos se desgastan más cuanto mayor sea el peso del vehículo, además de que las altas temperaturas calientan los discos y el líquido de frenos debe estar a un nivel correcto.

Y recuerda que antes de salir de viaje, es importante realizar una puesta a punto de tu vehículo en tu taller Euro Repar. Así, será más fácil llegar a tu destino, sin sobresaltos.

¡Viajes a más de 40 grados! ¿Estás preparado?

equipaje vacacionesMuchos de vosotros ya estáis de vacaciones o lo estaréis en pocas horas. Por eso, desde el blog de Euro Repar queremos daros algunas recomendaciones para conducir en las mejores condiciones estos días que el calor aprieta tanto.

Lleva el parasol y, lo más importante, ¡ponlo!

Casi todos llevamos un parasol en el coche, pero se queda en el maletero o entre los asientos de atrás, ¿te suena? Las prisas o la pereza hacen que muchas veces quede en el olvido y sólo te acuerdas de él cuando vuelves a coger el coche. Por eso, déjalo puesto antes de salir. Además de evitar que el volante queme, reducirás la temperatura interior ¡hasta en 10 grados!

Viaja con agua

Los desplazamientos son largos, hace calor y el aire acondicionado hace que se te reseque la garganta. Beber agua durante el trayecto es importante para estar hidratados, refrescaros y evitar tener fatiga antes de tiempo.

Usa ropa cómoda

Sobre todo lleva prendas que no te den calor, ni te aprieten. Y lo mismo ocurre con el calzado. Debe de ser cómodo y ligero, pero estar bien sujeto al pie. Recuerda que está prohibido conducir con chanclas (aunque el trayecto sea muy corto).

Ten cerca las gafas de sol

En cuanto sufres un deslumbramiento, tu primera reacción es cerrar los ojos. Por eso, es recomendable conducir con gafas de sol cuando los rayos y la claridad te molesten. Porque al final, lo más importante es no apartar la vista de la carretera.

 Haz sitio para un mini botiquín

Si vas a realizar actividades, vas al campo, tienes niños, o simplemente quieres estar bien equipado, es fundamental llevar un pequeño botiquín de primeros auxilios con gasas, vendas, unas tijeras, guantes de látex y pastillas para el mareo o el dolor de cabeza.

Y por supuesto, tanto en verano como en cualquier otra época del año no te pueden faltar: los triángulos, el permiso de circulación, el seguro del vehículo (aunque después de la última modificación de tráfico ya no es necesario llevar en el coche el recibo del seguro), el chaleco reflectante (obligatorio en España, Italia y Austria).

¿Un viaje de película a bordo de un descapotable?

Con la llegada del calor veraniego resulta muy tentador para aquellos soñadores (y los que no lo son tanto) el verse a manos de un descapotable con el sol de testigo y el viento en la cara.

La vida es decidir, de eso no cabe ni la menor duda. Y una de las decisiones más curiosas que hemos podido observar en estos años, es si convendría comprar un descapotable o no. Lo curioso no es que realmente hayamos pensado en adquirir uno, sino que, por la particularidad de este tipo de vehículo, no sabemos con certeza si acaba siendo rentable o no.

Antes de llevar a cabo un análisis más profundo, aclararemos ciertos mitos de estos coches que quizá has escuchado en más de una ocasión.

conducir descapotable

  • El descapotable, sólo para el verano

¡Error! De hecho no son para el verano. Las mejores estaciones del año para disfrutar un cabrio en todo su esplendor son la primavera y el otoño. Esto se debe a que hay que evitar temperaturas por debajo de los 10 grados y superiores a 30 o  32.

  • ¿Y aquí sólo me protege el cinturón?

¡Error! Los descapotables no son coches inseguros. Nunca se puede generalizar. Hay cabrios que ofrecen más protección y seguridad que muchos vehículos cerrados. Los descapotables actuales son muy seguros y funcionales.

  • Tener un descapotable es sinónimo de ser millonario

¡Error! pese a que se trata de coches con gastos de mantenimiento diferentes a los habituales, como los lavados a mano y el cambio de capota, mantener un descapotable es como mantener cualquier otro coche.

Aclarados estos mitos, pasamos a la siguiente pregunta, ¿cuáles son las ventajas de tener un descapotable o cabrio?

Podemos resumirlas en 5:

  1. Podremos conducir disfrutando de un amplio campo de visión.
  2. La ventaja más característica de todas es la posibilidad de conducir a cielo abierto.
  3. El aumento de sensaciones al conducir, al no tener el techo cerrado, lo cual ofrece una sensación de mayor libertad.
  4. Menor peso y, por lo tanto, una relación peso/potencia mejor que el resto de vehículos, consiguiendo con ello mejores prestaciones generales.
  5. A modo de capricho, son ideales para la conducción deportiva.

THELMA AND LOUISE

Entonces, ¿por qué no tenemos todos un descapotable? Como en todo, también hay desventajas al tener un descapotable, las cuales podemos resumir en:

  1. Quemaduras: posibles insolaciones y/o quemaduras durante viajes prolongados. Es necesario utilizar protección solar, además de alguna prenda para cubrirse la cabeza. Las gafas de sol, se presentan como imprescindibles.
  1. Hurtos: y es que por lo general, los descapotables son más fáciles a la hora de entrar en el habitáculo. Por no hablar de posibles paradas con el coches sin capota, ocasión ideal para que algún “amigo” decida apropiarse de alguna de nuestras pertenencias.
  1. Túneles: Esto se debe a la temperatura y la humedad, que ascienden de manera instantánea, y hacen que respiremos los humos de todos los coches.

Porque una vez estudiados todos estos aspectos, solo podemos colgarnos nuestro pañuelo favorito a la cabeza, y como si de Thelma & Louise se tratara, comenzar a disfrutar de la carretera que avanza a nuestros pies.