Sillas infantiles: qué debes saber

Cuando viajamos en coche con niños, debemos extremar las precauciones y saber en todo momento cómo deben ir colocados para su máxima seguridad.

Para empezar, hay que conocer que existen cinco tipos de asientos infantiles determinados por el peso de su ocupante: grupo 0 (menos de 10 kg), grupo 0+ (menos de 13kg), grupo 1 (9-18 kg), grupo 2 (15-25 kg), grupo 3 (22-36 kg).

Y siempre debemos de fijarnos en que estén homologados, cumpliendo así con las condiciones mínimas de seguridad exigidas.

Una vez tengamos elegida la silla, procederemos a su colocación más adecuada, siguiendo para ello las siguientes indicaciones:

  • Las plazas traseras y centrales, cuando dispongan de cinturón de tres puntos o Isofix, son las más seguras.
  • En los vehículos con más de dos filas de asientos, se instalará la silla en la fila central.
  • Los asientos en los que los niños viajan mirando hacia atrás son más seguros que si lo hace mirando hacia adelante.
  • Siempre hay que desconectar el airbag cuando se coloca una silla en el asiento delantero. Y si no es posible su desconexión, se colocará en el trasero.
  • La silla debe estar firmemente sujeta, sin holguras.
  • Si tu vehículo no tiene reposacabezas, elige una silla que sí lo tenga para proteger el cuello del niño en caso de golpe trasero.

¡Y disfruta del viaje con los más pequeños!

sillas infantiles

Cómo mantener el aire acondicionado en perfecto estado

Si tienes aire acondicionado en tu coche… ¿a que ya no te imaginas un viaje sin él?

Claro, porque con estas temperaturas extremas, se trata de un sistema de confort, e incluso de seguridad, absolutamente imprescindible. Y para asegurarte su óptimo funcionamiento, sólo tienes que seguir las siguientes recomendaciones:

aire acondicionado

 

  1. El mantenimiento es fundamental. ¿Hay malos olores cuando lo conectas? ¿El aire no enfría lo suficiente? Para prevenir y solucionar estos fallos, lleva a revisarlo una vez al año, preferentemente antes del verano, cuando más uso le darás.
  2. Abajo las ventanillas. ¿40° a la sombra y vas a coger el coche? Baja las ventanillas unos instantes para disminuir la temperatura interior del vehículo antes de conectar el aire acondicionado: así no lo forzarás a trabajar a su máximo rendimiento.
  3. Cuídalo en invierno, disfrútalo en verano. Conectando el aire al menos una vez al mes en invierno (con un par de minutos vale), evitarás que se resequen los conductos del sistema de refrigeración.
  4. Cuida tu confort y tu bolsillo. La temperatura óptima es de unos 22°. Ten en cuenta que si pones una temperatura inferior durante mucho tiempo, el consumo de combustible aumentará hasta un 20%.
  5. Cambia el filtro. Te recomendamos hacerlo anualmente o cada 15.000 km. Pero si eres de los que circulas por caminos de tierra, deberás adelantar el cambio.
  6. ¡Todo despejado! No obstruyas las salidas del aire acondicionado si quieres disfrutar de una conducción a una temperatura ideal.

Aplícate estos consejos y por mucho calor que haga… ¡Tú tan fresco!

Consejos para conducir seguro por la noche

Por seguridad, se recomienda conducir en las horas de sol. Y es que de noche, la percepción visual disminuye, estamos más fatigados y, por tanto, aumenta el riesgo de accidentes.

Si no tienes otra opción que viajar en estas condiciones, es muy importante que sigas las pautas que te enumeramos a continuación:

  • Revisa las luces antes de tu viaje. Evitarás imprevistos que te hagan detenerte.
  • Respeta escrupulosamente los límites de velocidad. Por supuesto que debes hacerlo también de día, pero de noche tal vez tengas la tentación de pisar algo más el acelerador debido a que las carreteras están más despejadas. Y no, nunca debe ser así.
  • Descansar es la clave. Cada hora y media aproximadamente, detente. Estira las piernas, hidrátate, despéjate… Por supuesto, si te notas que estás demasiado cansado para conducir, ni lo duces: busca un lugar seguro (como el parking de una estación de servicio) y duerme un poco.
  • Lleva las largas. Aumentarás tu percepción nocturna frente a las de cruce. Eso sí, úsalas sólo cuando no molestes a otros conductores.
  • Reduce la intensidad de la luz interior del coche. Una luz tenue en el cuadro de instrumentos te permitirá ver con más claridad la carretera.
  • Pon un poco de música. Ir escuchando la radio te ayudará a evitar la somnolencia, del mismo modo que lo hará llevar el coche bien ventilado.
  • ¿Deslumbrado? En caso de deslumbramiento por las luces de otro vehículo, reduce la velocidad y, si es necesario, detente tomando las máximas preocupaciones.

¿A que ahora lo ves mucho más claro?

conducir de noche

Métete tu viaje en el bolsillo

Las Apps para dispositivos móviles nos han facilitado la vida: ahora tenemos en nuestro smartphone aplicaciones que nos ayudan con nuestra salud, las finanzas, el ocio, las relaciones personales y profesionales…

Y, por supuesto, también nos ayudan a conducir y a preparar viajes más cómodos y seguros.

Aquí tienes cinco ejemplos:

DGT: permite guardar tus rutas más utilizadas para conocer las incidencias que existen en la carretera, además de acceder a las cámaras oficiales de tráfico, localización de radares…

Waze: los propios conductores comparten información y avisan en tiempo real sobre las gasolineras más baratas, los atascos, los accidentes…

Smart Drive: pensada para mejorar las habilidades al volante y optimizar el uso del vehículo, tanto en seguridad como en eficiencia.

EYSAMobile: para aparcar y ampliar el tiempo de estacionamiento en las zonas reguladas sin necesidad de ir al parquímetro.

My Car Locator: ¿a quién no le ha pasado aparcar su coche y luego tener dificultades para encontrarlo? Eso era hasta ahora, porque esta aplicación, con solo pulsar un botón localiza dónde lo has estacionado.

Si no lo has hecho ya, pruébalas y verás cómo te hacen la conducción más fácil.

app viajes