Cómo conducir en ciudad (y no desesperar en el intento)

Atascos interminables, obras traicioneras, la molesta doble (¡y triple!) fila, peatones “despistados”, media hora buscando sitio para aparcar…

Seguro que estás de acuerdo: conducir en ciudad en muchas ocasiones puede acabar con la paciencia.

Sin embargo, podemos aplicar unos consejos para que todo sea un poquito más fácil y puedas disminuir el estrés al volante.

Conducir en Ciudad

Anticípate al atasco. Sal de casa con tiempo suficiente y ten alternativas para llegar a tu destino. Si aun así, te ves atrapado en uno, no pierdas los nervios y respeta siempre la distancia de seguridad, además de evitar cambiar constantemente de carril (está demostrado que no avanzarás más rápido).

No aparques en cualquier lado. Además de molestar a otros conductores, estacionar en prohibido puede acarrearte importantes multas o, incluso, que la grúa se lleve tu coche.

Los intermitentes, imprescindibles. Úsalos siempre y con suficiente antelación al girar o cambiar de carril.

En las rotondas, mucha atención. Evita disgustos y malas caras respetando escrupulosamente el orden de circulación.

¡Cuidado con las motos y las bicis! Respeta sus carriles y presta especial atención a no tenerlas en un ángulo muerto de tu retrovisor.

Como ves, se trata sobre todo de una cuestión de actitud y respeto. ¡Y entre todos haremos una ciudad más “circulable”!

Radares 2015: ¿qué hay de nuevo?

Este año la DGT ha introducido importantes cambios en el funcionamiento de los radares. Conocerlos es fundamental para evitar sanciones y, sobre todo, para tu seguridad.

Unificación a nivel nacional de la velocidad a la que “saltan” los radares. El umbral será de 7 km/h por debajo de 100 km/h y del 7% cuando se circule a velocidades superiores.

Por ejemplo, en una carretera limitada a 90 km/h, el radar saltaría circulando a 98 km/h. Y en un tramo de 120, serías multado si vas a 131 km/h.

Radar

Recuerda siempre que los vehículos presentan un defecto en la medición de la velocidad, que suele ser del 4%.

Los radares móviles serán visibles. Se acabó situarlos en lugares donde ni el ojo más entrenado podía verlos. Ahora se colocarán en rectas y donde puedan ser percibidos por los conductores desde la vía.

Se publicará un listado de radares móviles. Estará disponible en la web de la DGT, pero no se indicará el punto kilométrico exacto donde están situados los radares, sino que se mostrará el tramo de carretera en que operan (cuya extensión puede variar entre los 4 y los 50 km).

¿Autobús, camión o turismo? Ahora el radar distingue. Y por tanto aplicará la sanción en función del límite de velocidad que debe respetar cada vehículo.

Conociendo estas novedades y, sobre todo, aplicando prudencia a tu conducción tendrás un viaje seguro y libre de multas.