Cómo actuar cuando tu coche se calienta

En alguna ocasión quizá el indicador de temperatura de tu coche te ha indicado un aumento de la misma en el circuito de refrigeración. Eso puede ser debido a muchas causas pero lo más importante es saber ponerle remedio a tiempo. Te contamos cómo actuar cuando tu coche se calienta.

motor_coche

 

¿Por qué puede aumentar la temperatura en nuestro motor?

El ventilador del radiador del motor podría no funcionar correctamente por alguna deficiencia o las rejillas que permiten el paso de ventilación podrían estar obstruidas. Podría haber un mal funcionamiento del termostato, responsable del control de la temperatura. O quizá podría deberse a otras partes del sistema de refrigeración como un mal funcionamiento de la bomba de agua, manguitos de circulación perforados o lo que es peor, ausencia de líquido refrigerante.

El caso es que si se nos presenta una situación de este tipo no debemos pensar demasiado sino actuar rápidamente. Lo primero que debemos hacer es poner la calefacción para ayudar a que comience a bajar la temperatura del motor. Esta acción en invierno puede que no sea problemática pero en verano posiblemente lo sea. Conviene que estacionemos nuestro coche con urgencia, y tras ello que apaguemos el motor para que se enfríe. Levantar la tapa del capó ayudará a que baje la temperatura. Y si dispones de agua extra puedes rociar el radiador.

Ten en cuenta que el motor y el agua del circuito de refrigeración se encontrarán a muy alta temperatura por lo cual no abras la tapa del radiador bajo ningún concepto. Espera a que se enfríe. Una vez enfriado, revisa el nivel del radiador, los manguitos y posibles fugas. Rellena con líquido refrigerante y continúa la marcha no forzando el motor. Si tu coche sufre un calentamiento como te hemos contado es síntoma de que algo no funciona correctamente. Lleva lo antes posible tu coche a tu taller de confianza.

¿Te ha ocurrido alguna vez?

8 malas acciones que realizas en tu conducción

Muchos lo hacemos de forma habitual, a diario, otros de forma esporádica, pero todos
podemos cometer los mismos errores. ¿Conduces bien?. Tómate un tiempo y piensa
sinceramente cuántas de estas 8 malas acciones realizas en tu conducción.

conductores

¿Arrancas el motor de tu coche y te pones en marcha sin haber regulado el asiento, los espejos, el reposacabezas e incluso sin ponerte el cinturón?.

¿Circulas correctamente en las rotondas, situándote en el carril de la derecha, y avisando con la suficiente antelación de tus intenciones o te interpones en la trayectoria de otros vehículos?

¿Haces realmente un stop poniendo en punto muerto el motor o por el contrario se asemeja más a un ceda el paso?

¿Frenas o aceleras al llegar a un semáforo en ámbar?
¿Circulas de forma habitual por el carril de la izquierda en carreteras con 2 carriles en tu sentido o lo usas únicamente para adelantar?
¿Frenas de forma brusca al llegar a una zona donde hay un radar, para evitar que te multe aun a riesgo de provocar un accidente por alcance, o respetas los límites de velocidad?
¿Te “pegas” al coche de delante para que te deje pasar o mantienes la distancia de seguridad?
¿Eres cortés y comprensivo al volante o por el contrario eres tajante y no pasas ningún error del resto de los conductores?
Estas son algunas acciones que podemos ver habitualmente en nuestras carreteras. Nunca viene mal recordarlo para mejorar y hacer nuestras vías un poco más amables y seguras.

Y tú, ¿cómo conduces?

El mantenimiento básico de tu vehículo

Llevar un mantenimiento adecuado de nuestro vehículo hará que a la larga tengamos menos
gasto, que nuestro coche dure más años, y que se incremente nuestra seguridad en
carretera.

taller eurorepar

 

Te proponemos que hagas una revisión muy básica de forma periódica teniendo en cuenta
los siguientes elementos:

Nivel de aceite:

Hay que revisar el nivel de aceite de nuestro vehículo al menos cada
1000 km. Hazlo en llano y con el motor en frío. Si es necesario rellena, pero no dejes
que nunca se pase de la medida. Haz los cambios de aceite y filtro según las
indicaciones del fabricante y el Libro de Mantenimiento de tu vehículo.
Líquido refrigerante:

El radiador necesita líquido refrigerante para regular la temperatura del motor. Asegúrate de que está lleno y que los manguitos no tienen pérdidas. Mucho cuidado con utilizar agua ya que en invierno se podría congelar. Rellena si es necesario.

Líquido de frenos:

Controla el nivel del líquido de frenos. Puedes rellenarlo tú mismo pero si ves un consumo anormal ponte en contacto con tu taller de habitual. Podría ser debido a un desgaste de las zapatas o las pastillas de freno.
Estado de los neumáticos:

Revisa periódicamente el estado y la presión de los neumáticos de tu coche. Hazlo en frío para obtener la medida correcta. Controla su profundidad, no debe ser inferior a 1,6 mm, y confirma que no existen deformidades,
rajas o un desgaste anormal. Un neumático en mal estado podría reventar y producir un accidente.

Estado de la iluminación:

Llevar una buena iluminación en nuestro vehículo es muy importante y más en el periodo invernal. Podemos ver y nos pueden ver. Limpia los cristales de los faros de forma periódica. Un faro sucio puede disminuir su potencia de iluminación en un 30% Además si tienes alguna lámpara fundida no esperes, cámbiala cuanto antes. Y te aconsejamos que lleves siempre un juego de lámparas de repuesto.
La mecánica de un vehículo no es algo fácil, pero con estos consejos lo básico en el funcionamiento de nuestro coche está asegurado. En Eurorepar, un equipo de profesionales podrá responder a todas tus dudas y poner tu coche a punto.